Confebask calcula que se han cerrado cerca de 7.000 empresas desde 2008

Lujua advierte de que «el tejido industrial se nos está muriendo» y asegura que no la causa "no es la reforma laboral" sino "la pérdida de competitividad" y las dificultades para mantener el funcionamiento

ARTURO GARCÍA.

La confederación empresarial vasca, Confebask, calcula que, desde el inicio de la crisis, hace ya cinco años, en Euskadi se ha cerrado cerca de 7.000 empresas, a un ritmo del orden de 102 empresas al mes entre 2008 y 2012. El presidente de la confederación, Miguel Angel Lujua, alertó ayer, de que, esos datos, unidos a los del aumento del desempleo, confirman que en Euskadi el tejido productivo se está muriendo y a mayor ritmo cada vez.

Según las cifras que maneja la patronal vasca, el pasado enero ha sido el peor mes de la historia de Euskadi en cuanto al cierre de empresas, con un total de 639 negocios que tuvieron que echar la persiana as lo largo del mes pasado. En conjunto, en Euskadi se cerraron el año pasado un total de 1.839 empresas, un volumen que representa la cuarta parte del total que lo han hecho desde el inicio de la crisis.

Lujua volvió a reclamar, como ya lo hizo durante la presentación del informe de coyuntura de la patronal vasca, la necesidad de adoptar " medidas extraordinarias" desde todos los ámbitos y negó que la causa del incremento del paro sea la reforma laboral, sino la grave situación económica actual. Es una falacia que la reforma laboral sea la causa del aumento del desempleo. El paro crece por la destrucción de empresas porque no hay actividad, significó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos