diariovasco.com
Miércoles, 22 octubre 2014
cubierto
Hoy 12 / 13 || Mañana 9 / 18 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
La crisis también nos quita el sueño

SALUD | PROBLEMAS DE INSOMNIO

La crisis también nos quita el sueño

El consumo de somníferos en Gipuzkoa crece y crece en los últimos años. Una de cada tres personas sufre problemas de insomnio a lo largo de su vida

03.02.13 - 12:58 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

La crisis económica que cierra fábricas y provoca el recorte de ayudas también nos quita el sueño. No nos deja dormir. El estrés y las situaciones de ansiedad que sufre cada vez más gente por el azote de este ciclo económico afectan de lleno al sueño y hacen que los casos de insomnio sean más frecuentes. «A la consulta llegan personas preocupadas por los ERE, por el desempleo...», aseguran médicos de familia consultados.

Con este panorama, el consumo de somníferos en Euskadi, que en los últimos años ya registraba un crecimiento sostenido, sigue aumentando para hacer frente a esas eternas horas en vela, a pesar de que son tiempos de contención de gasto farmacéutico. ¿Les suenan nombres como Orfidal, Noctamid o Stilnox? Según los datos de la Dirección de Farmacia de Osakidetza, en el caso de los hipnóticos, el consumo de envases creció entre 2007 y 2011 un 21% en Euskadi (18% en Gipuzkoa). Además, la prescripción de ansiolíticos (tranquilizantes) aumentó un 12% en Euskadi (10% en Gipuzkoa). Y todo hace indicar que los datos de 2012 –solo se conoce hasta noviembre– superen a los de 2011.

Buena parte de estos fármacos se prescriben en las consultas de atención primaria, donde los pacientes en ocasiones ejercen «presión» a los médicos para obtener esa receta y poder dormir esa misma noche. Eso sí, los facultativos inssisten en los consejos de higiene de sueño.

Cada vez dormimos peor

Pocas cosas son tan desagradables como no dormir. «Al día siguiente te levantas con dolor de cabeza, hay torpeza mental, disminuye la capacidad de concentración, se altera la memoria...», explica Juan José Poza, neurólogo del Hospital Universitario Donostia y experto en trastornos del sueño.

Se calcula que un tercio de la población padece problemas de insomnio a lo largo de la vida. Y cada vez dormimos peor. «Llevamos vidas más complicadas, hay más ruido en la sociedad y hay más dificultades para dormir de las que había hace 80 años», afirma Rafael Gracia, presidente de Osatzen, Sociedad Vasca de Medicina de Familia.

Pero el insomnio no afecta a todos por igual. Los problemas para conciliar el sueño son más frecuentes en mujeres «porque la ansiedad y los trastornos de ánimo son más habituales en ellas», asegura el neurólogo. Además, añade Gracia, «la mujer siempre ha sido la cuidadora de la casa y su cerebro hipervigilante le acaba pasando factura».

La probabilidad de sufrir insomnio aumenta con la edad. «Los mayores tienen más problemas para dormir, pero es porque fisiológicamente el sueño cambia con la edad. Los bebés duermen mucho, los adolescentes duermen algo menos y con la edad cada vez se va durmiendo menos y va siendo más fragmentado. El insomnio es más frecuente en mayores, pero también hay más falsos insomnios a esta edad», explica el neurólogo. En algunos casos, más que insomnio lo que tienen algunos mayores «es aburrimiento: se acuestan a las nueve de la noche y, si su necesidad de sueño es de seis horas, se despiertan a las tres de la mañana, pero no tienen un problema de sueño», explica el experto.

No todos los insomnios son iguales. Los hay agudos y crónicos. El insomnio agudo supone pasar menos de un mes con problemas de sueño. «Normalmente responde a una causa externa, ambiental, a periodos de más estrés, de ansiedad, cambio de parejas, problemas en el trabajo, pérdida de empleo... Con la crisis económica, hay más problemas de insomnio y el consumo de ansiolíticos e hipnóticos está aumentando», asegura el neurólogo.

Los insomnios crónicos, por su parte, se originan a partir de un insomnio agudo, por una situación de estrés o ansiedad que se cronifica o se mantiene.

También hay insomnios causados por el cambio de rutina de sueño. Estas situaciones son frecuentes en trabajadores a turno y, cada vez más, con el llamado ‘weekend lag’. «Son personas que de lunes a miércoles duermen a una hora, pero de jueves a domingo prácticamente no se acuestan».

Entre las causas del insomnio, también existe una predisposición genética –«Hay familias de insomnes»–, sin olvidar que muchas enfermedades y el dolor también impiden dormir.

Tranquilizantes e hipnóticos

Los casos de insomnio que llegan a las consultas de los neurólogos son los más extremos. Por el camino, buena parte de los somníferos se recetan en las consultas de atención primaria –también en psiquiatría y en geriatría–. «La del insomnio es una consulta bastante habitual. De hecho, alrededor del 30% de los pacientes toma somníferos», asegura Eduardo Tamayo, médico del ambulatorio de Gros. Este facultativo considera que cada vez se prescriben más medicamentos contra el insomnio porque «hay cierta presión» de los pacientes para conseguir dormir cuanto antes. «La gente no asume las problemáticas de estrés habituales del día adía y quiere echar mano rápido de un fármaco», añade.

Para combatir el insomnio, según explica el neurólogo del Hospital Donostia, por un lado se prescriben hipnóticos puros, que se ocupan de inducir el sueño de forma rápida y «que van muy bien para el insomnio de conciliación, es decir, para la gente que tienen problemas para quedarse dormida». En este grupo se encuentra principios activos como el Zolpidem y la Zopiclona (con nombres comerciales como Stilnox, Dalparan o Limovan) o el Lormetazepam (Noctamid).

También se prescriben ansiolíticos (tranquilizantes) que van «asociados a una cierta carga de ansiedad y ayudan a conciliar el sueño y a mantenerlo». En este grupo se encuentran el Lorazepam (Orfidal) o el Diazepam (Valium). Asimismo, como la depresión provoca un despertar precoz, «algunos antidepresivos son útiles para estos casos».

Los expertos coinciden en que «la ayuda farmacológica es eficaz a corto plazo», pero insisten en «consejos para adquirir hábitos de sueño a largo plazo» (ver tabla).

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Videos de Economía
más videos [+]
Economía

Convertir

en
Resultado
Diario Vasco

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.