diariovasco.com
Sábado, 26 julio 2014
llovizna
Hoy 19 / 22 || Mañana 17 / 23 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
Las adopciones se desploman

ADOPCIONES

Las adopciones se desploman

El número de solicitudes desciende un 84% en la última década en Gipuzkoa

22.01.13 - 11:37 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Vídeo: El director foral de Infancia, Jon Lasa, habla sobre las adpociones

En picado. Así han caído en Gipuzkoa las solicitudes para iniciar un proceso de adopción internacional. Si en 2005 se alcanzó el techo de 212 peticiones, según consta en los registros de la DiputaciónForal, el año pasado 33 familias iniciaron los trámites para obtener el certificado de idoneidad, un requisito imprescindible con el que arranca la larga, compleja y, en la mayoría de ocasiones, exasperante tramitación que culmina con la adopción. Las cifras hablan de una tendencia a la baja a partir del 2005, especialmente acusada entre 2011 y 2012, cuando las solicitudes descendieron más de la mitad, al bajar de 70 a 33.

En la Dirección foral de Infancia y Juventud apuntan a distintas razones, principalmente a los efectos que la crisis está causando en las economías domésticas y al endurecimiento de los requisitos de los países de origen. El director foral de Infancia, Jon Lasa, habla de una influencia «importante» de la recesión. «A partir de 2008 desciende mucho el número de solicitudes», señala al analizar los datos de unos procesos que, efectivamente, suelen ser bastante costosos no solo en lo anímico sino también en lo económico.

En esta última década también se ha dado otro factor que parece determinante: las adopciones son mucho más selectivas y ya no es tan sencillo cumplir con los requisitos exigidos. Uno de los ejemplos más claros es China, de donde son originarios 359 del total de 1.315 menores adoptados en Gipuzkoa desde la última década. En abril de 2007, el país asiático estableció restricciones para optar a una adopción, lo que influyó de inmediato en el descenso de familias interesadas.

Es algo similar a lo sucedido en Vietnam, que «ha reordenado su sistema de apoyo a los menores, está funcionando mejor en protección a la infancia y se ha puesto más duro, lo que significa que hay menos niños para la adopción internacional», explica Lasa, quien recuerda que en todos estos procesos el derecho del menor es el que hay que proteger por encima de todo. «En un momento determinado hubo muchas peticiones, los países de origen han ido evolucionando y los controles para las adopciones son cada vez mayores. Las listas de espera se han ido agrandando y eso desanima», señala Lasa.

Hay países, como Filipinas, que ante el imparable incremento de peticiones han cerrado momentáneamente la recepción de solicitudes. El director foral de Infancia explica que han establecido una moratoria debido a la cantidad de peticiones acumuladas. «Son tantas que han parado para ir dando salida a las que hay».

No obstante, en este tipo de países las adopciones no se han cerrado del todo, y continúan abiertas en caso de niños «con necesidades especiales». Así se denomina, explica Lasa, a los menores que pueden tener alguna posible discapacidad, a mayores de 7 años o a hermanos. «Para estos niños los países están abiertos a la adopción».

En Ucrania, otro de los países muy solicitado por las familias guipuzcoanas, «el ministerio ha recomendado el cierre de nuevas adopciones, excepto de hermanos de niños previamente adoptados», cuenta Lasa. Al parecer, este cambio obedece a la detección de irregularidades en algunos casos.

Otros son los motivos que han paralizado los procesos en Marruecos y Malí. En este último país las adopciones están bloqueadas, una situación previa al conflicto bélico que se está viviendo en la zona. El origen está en una circular del ministro de Justicia maliense, país de origen de cuatro niños adoptados en Gipuzkoa en los últimos años, a los magistrados instándoles a aplicar en sus sentencias el nuevo Código de las Personas y de la Familia, uno de cuyos artículos señala que los niños malienses deben ser adoptados por padres que tengan su misma nacionalidad.

«En este momento está en guerra con lo cual, según el convenio de La Haya, las adopciones se paralizan, pero el bloqueo es previo porque se ha dado una situación irregular. Aunque el código lo prohibía los jueces seguían dando niños en adopción internacional», explica Lasa. Después de que conminara a subsanar esta incongruencia, «la última comunicación de hace un par de meses es que el director nacional de la infancia de Malí, la autoridad competente, no está de acuerdo con el artículo y que lo piensan reformar y que entre tanto no va a haber nuevas asignaciones de menores». Los expedientes de siete familias guipuzcoanas que estaban a la espera de que les asignaran un niño se han quedado estancados en Malí y otro se encuentra en la Diputación. Evidentemente, la situación es ahora peor.

Marruecos ha cerrado también sus puertas a la adopción internacional, aunque en este caso habría que hablar de ‘kafala’, una figura similar al acogimiento familiar. «No tienes patria potestad, sino la tutela del menor». Por tanto, Marruecos no consta en las estadísticas de adopciones internacionales. Según datos de la Diputación, desde que se manejan estadísticas, en Gipuzkoa se han tramitado 17 ‘kafalas’, lo que no significa que todas hayan culminado el proceso. Con la nueva ley solo se concederán ‘kafalas ‘a ciudadanos musulmanes residentes en Marruecos.

TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Videos de Gipuzkoa
más videos [+]
Gipuzkoa
Diario Vasco

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.