diariovasco.com
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 15 / 21 || Mañana 12 / 20 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Osakidetza guarda tejidos de medio millón de vascos para investigar enfermedades

sanidad

Osakidetza guarda tejidos de medio millón de vascos para investigar enfermedades

El Biobanco cuentacon muestras de ADN, tumores y cerebros que recogen 230 médicos en las biopsias o las operaciones

13.01.13 - 12:17 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Sangre, orina, saliva, lágrimas, uñas, líquido cefalorraquídeo, cerebros, células y hasta tumores... Estos ingredientes tan poco atractivos conforman el Biobanco Vasco para la Investigación, también conocido como O+Ehun. Su existencia se remonta a hace solo tres años.
Fue en 2009 cuando científicos de la Fundación BIOEF decidieron que había llegado el momento de coordinar desde su sede en Sondika el primer banco de material biológico de toda España. ¿Con qué finalidad? Avanzar en el estudio de más de trescientas enfermedades como la diabetes, cáncer, esclerosis múltiple, asma, dolencias cardiovasculares, obesidad, alzheimer, esquizofrenia, distrofias musculares o ataxias, entre otras.
Desde entonces, los principales hospitales de Osakidetza, el donostiarra Onkologikoa y el Centro de Transfusiones de Galdakao forman una red única que almacena y conserva de forma sistematizada todo tipo de muestras del cuerpo humano. El material aportado por estos centros se procesa de forma idéntica y se gestiona desde la ventanilla única de Sondika, sede oficial de este peculiar depósito, el primero que ha conseguido la acreditación del Instituto de Salud Carlos III, el centro encargado de coordinar la investigación sanitaria pública en España.
Desde su puesta en marcha hace casi cuatro años, el Biobanco vasco ha conseguido reunir «medio millón de muestras, correspondientes a otras tantas personas», desvela su director científico, Roberto Bilbao. «Un médico ve a una serie de pacientes con la misma enfermedad. Les pone un mismo tratamiento y, sin embargo, la respuesta puede ser diferente. El médico desconoce la razón. La respuesta la tiene el científico y este necesita muestras para investigar. El Biobanco está para proporcionárselas. Somos el puente de comunicación entre los clínicos y los investigadores», explica.
Consentimiento del paciente
Los tejidos se obtienen de las biopsias y de las intervenciones quirúrgicas que se realizan en los hospitales. Un total de 230 facultativos de Osakidetza y de Onkologikoa participan en la recogida de las muestras. Estos médicos no actúan por su cuenta y riesgo. Siempre que proceden a extraer un tejido para remitirlo al Biobanco se informa al donante y se pide su consentimiento. Asimismo, cuando un investigador solicita un material tiene que presentar un proyecto que haya sido previamente aprobado por un comité de ética. En el caso de que el ‘almacén’ no lo tenga, se organiza una recogida específica.
Después de procesarse las muestras de una forma protocolizada, se congelan para su conservación. Las de ADN, por ejemplo, se guardan en cámaras frigoríficas a una temperatura de 80 grados bajo cero. Las células, en cambio, van a parar a tanques con nitrógeno a 136 grados negativos.
Los destinatarios de estos fondos humanos son los centros de investigación de cualquier parte del mundo. Los profesionales de la ciencia pueden acceder a la base de datos de O+Ehun a través de la página www.biobancovasco.org y realizar la solicitud. «Proporcionamos material a todos los investigadores que lo demandan, pero siempre después de comprobar que hay un estudio en marcha». Las muestras se remiten de forma gratuita. Solo se cobran los gastos que supone el envío.
Además, el Biobanco vasco da servicio a una serie de instituciones. Esto significa que procesa tejidos para diferentes centros de investigación: la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica, el Centro de Investigación y Terapias Avanzadas para la enfermedad de Alzheimer, el grupo EPIC que estudia la relación entre el cáncer y la dieta, el Instituto Gerontológico Matia o la Sociedad Española de Sueño.
El ‘almacén’ de tejidos humanos de Euskadi proporciona cada año una media de 7.000 muestras a 46 equipos investigadores que desarrollan del orden de setenta proyectos. Entre los más importantes figura un estudio que pretende dar con los marcadores de los tumores de páncreas, mama e hígado. Otro grupo científico trata de hallar la base genética del linfoma familiar. Asimismo, está en estudio si existe relación entre el cerebro y la forma de ser.
Medicina personalizada
«El objetivo último del Biobanco es contribuir a lo que se denomina la Medicina personalizada, porque este es el futuro», subraya Roberto Bilbao. Este doctor en Biología explica que en estos momentos los tratamientos contra el cáncer de mama y de colon se dispensan ya según el perfil genético del paciente. Esto es, no son terapias estándares que se aplican de forma indiscriminada a todos los pacientes.
Para conseguir que enfermos de otras patologías sean tratados en función de su secuencia genética es preciso investigar. Y los investigadores necesitan muestras humanas. Algunas, como las lágrimas, son fáciles de conseguir. Otras, como el líquido cefalorraquídeo, algo menos.
Se necesitan donantes de cerebros sanos
El Biobanco Vasco para la Investigación cuenta con un apartado muy especial: el depósito de cerebros del Hospital Universitario de Álava. «Es un banco único para todo el País Vasco;en otras comunidades lo normal es que haya uno en cada hospital». En total cuenta con 150 muestras, en su mayoría procedentes de personas que fallecieron a consecuencia de una enfermedad neurodegenerativa, como la esclerosis lateral amiotrófica o el alzheimer.
Para conseguir las donaciones O+Ehun tiene organizado un dispositivo capaz de atender los fallecimientos que se producen en las casas. Cuando muere una persona que ha donado su cerebro a la Ciencia, las empresas funerarias se ocupan de trasladar el cadáver a uno de los dos centros de extracción del País Vasco, el situado en el hospital Donostia o Txagorritxu. «En el menor tiempo posible se devuelve el cuerpo a su familia».
Hasta el momento, la inmensa mayoría de los cerebros de que dispone el Biobanco proceden de personas fallecidas por enfermedades neurológicas. Esto es así porque son las propias asociaciones de estos pacientes las impulsoras de las donaciones, a fin de que se avance en la investigación.
Desde principios de 2012, se está intentando que personas con cerebros sanos se hagan donantes, a fin de que cuando fallezcan se pueda disponer de su tejido cerebral para poder establecer comparaciones con el de un enfermo. De momento, hay cuarenta.
En Tuenti
Videos de Más actualidad
más videos [+]
Más actualidad
Diario Vasco

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.