diariovasco.com
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 20 / 24 || Mañana 13 / 20 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Los tesoros ya llegan a Gordailua

cultura

Los tesoros ya llegan a Gordailua

El Museo San Telmo está trasladando sus depósitos y el edificio de Irun recibirá las colecciones de la Diputación a partir de enero

24.12.12 - 08:41 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
El edificio situado a la entrada de Irun ya alberga una importante colección de cerámica. :: DE LA HERA
Entrar en Gordailua es hacer una inmersión en la historia de Gipuzkoa a través de su patrimonio artístico. El edificio situado en el barrio de Belaskoenea de Irun, junto al alto de Arretxe, está destinado «a la recuperación, restauración, almacenamiento y difusión del patrimonio cultural mueble del territorio histórico». Desde su inauguración hace poco más de un año el goteo de piezas ha sido constante. En estos momentos ya se encuentran en las dependencias 17.000 de las 32.000 previstas.
La directora de Cultura de la Diputación Foral, Garazi Lopez de Etxezarreta, comenta que «Gordailua tiene vocación de conservación y guarda, pero también de difusión». Por eso, con el tiempo, se realizarán visitas guiadas en grupos pequeños, y también es la razón por la que tras la cristalera de uno de los almacenes expositivos de la primera planta, –que es la que tiene carácter más público–, que cobijan las piezas, se encuentran algunas expuestas, como varios cuadros de José Luis Zumeta u otro de Ortiz de Echagüe. «Serán piezas representativas de lo que tenemos guardado para que la gente se haga una idea». En la planta baja se encuentran los talleres de restauración y conservación, y la segunda planta es prácticamente en su totalidad un gran almacén.
De momento las piezas que se encuentran ya en este destino definitivo pertenecen a las colecciones del Museo San Telmo, que está realizando ahora su traslado poco a poco, y de la Diputación Foral de Gipuzkoa, que vaciará los almacenes que dispone en Donostia y Billabona a partir de mediados de enero, aunque algunas cosas ya se han trasladado como la cerámica. «Durará unos dos meses. Lo vamos a hacer en tiempo récord», explica Lopez de Etxezarreta. De momento la mayoría de piezas están relacionadas con Bellas Artes, cerámica, porcelana, hierro y algo de madera. Todavía queda por fijar cuándo se recibirán los depósitos de Kutxa.
Más colecciones
Gabriela Vives, jefa del Servicio de Patrimonio del departamento de Cultura foral, se muestra muy satisfecha con el trabajo realizado hasta el momento para llevar adelante este magno proyecto. «La primera parte, que se ha desarrollado durante muchos años, ha sido reunir todo el material y conservarlo. Ahora tenemos que difundirlo y también conseguir que otras colecciones, incluso de particulares, se queden aquí en depósito». Porque capacidad tiene mucha. Se calcula que caben unas 100.000 piezas, aunque en principio no se contempla que se llene en un plazo relativamente corto.
Desde que comenzaron a llegar las piezas se han encontrado con algunas sorpresas como «unas cajas con unos azulejos sueltos que tras unirlos, como si tratara de un puzzle, ha desvelado unos mosaicos de Zuloaga del año 1932, con los escudos de San Sebastián y Getaria incluidos, que al parecer estaban en una puerta del edificio de la Diputación Foral. Estas, como el resto de las piezas que llegan a Gordailua, se catalogarán y se les adjudicará un código de barras que remitirá a toda la información. De esta forma, acceder a ellas será muy sencillo, no solo en el momento de prestarlas para alguna exposición sino también para los estudiosos que se acerquen al edificio para realizar sus investigaciones.
En los depósitos de esa primera planta, donde van a estar las pinturas, la semana pasada se podían ver cuadros de Eduardo Martínez Vázquez o de Javier Arozena, por ejemplo. «Están ordenados cronológicamente», explica Gabriela Vives, «pero también podíamos haber optado por catalogarlos por nombres o por tamaños. Hemos intentado amortizar el espacio».
Una cómoda, varias espadas, una daga y una armadura reposan en uno de los almacenes de tránsito de la planta baja. Su destino es ‘vestir’ el interior del Palacio de Lili de Zestoa del siglo XV, porque otra de las funciones de Gordailua es prestar piezas a otros museos o centros guipuzcoanos. «La ventaja de tener todo en el mismo espacio es que se facilitan mucho las cosas a la hora de organizar exposiciones o buscar una obra concreta». Por eso los objetos se tienen que aclimatar tanto para entrar como para salir de estas dependencias y así evitar daños irreversibles.
Al lado se encuentra la sala de conservación de elementos delicados de madera o metal que proceden de zonas húmedas. En una gan bañera reposa la madera de una presa de Bergara, una escalera de las minas de Arriturri o un ancla encontrada en Hondarribia para que se mantengan en el mismo elemento en el que se encontraban hasta ser tratados.
En Gordailua, a los bichos los matan por ahogamiento. Las piezas, sobre todo las de madera y algunos cuadros, que pueden estar infectadas, se cubren con un plástico, se quita el oxígeno y se introduce nitrógeno. La técnica se denomina anoxia.
Arqueología
En el taller de restauración de Bellas Artes Xabier Martiarena y una becaria se afanan en recuperar varios cuadros. Tras la pared se encuentra el dedicado a los materiales arqueológicos donde se limpian muchas de las piezas que aparecen en las excavaciones realizadas por todo el territorio. Aunque después tienen que abandonar el edificio porque es el Gobierno Vasco el encargado de salvaguardar en un depósito de Intxaurrondo estos hallazgos. Lopez de Etxezarreta comenta que «esperamos hablar con el nuevo Gobierno para negociar que se queden aquí. Creemos que es el lugar más ladecuado».
La segunda planta está ocupada en su mayoría por un gran almacén. Ahora descasan en él las maderas de tres pecios que se encontraron en la ría de Orio, y también hay grandes tinajas que se hallaron en las obras del parking de la Bretxa.
Un espacio propio tienen los objetos recuperados de la fábrica de Porcelanas Bidasoa tras su cierre. La Diputacion ya tenía bastantes piezas, pero ahora exhibe también los modelos, los moldes y la pieza final, así como algunos de los tornos y los hornos donde se trabajaba.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Videos de Cultura
más videos [+]
Cultura
Diario Vasco

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.