diariovasco.com
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 9 / 17 || Mañana 5 / 17 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Vestuarios cerrados en la playa de Gros

SAN SEBASTIÁN

Vestuarios cerrados en la playa de Gros

Surfistas reclaman que el Ayuntamiento abra las cabinas durante el invierno. Los deportistas se cambian en la arena o se ven obligados a alquilar un local próximo a la playa

24.12.12 - 09:10 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Vestuarios cerrados en la playa de Gros
Es la canción de todos los inviernos: surfistas enfundados en el traje de neopreno por las calles de Gros con la tabla bajo el brazo porque no tienen la posibilidad de cambiarse en la playa a cubierto. La reclamación viene de lejos: los surfistas piden que las cabinas de la playa estén abiertas durante el invierno para poder dejar la mochila en una taquilla, sin miedo a que desaparezca de la arena, y para poder ducharse con agua caliente después de hacer deporte.
La petición de los surfistas no tendría demasiado sentido si otros vestuarios, como los de La Concha, sí permanecen abiertos durante el invierno. «¿Por qué no los de La Zurriola?», cuestiona Agustín Herrera, un vecino de Amara al que es fácil verle pedaleando por el bidegorri del paseo de Francia, cargando con su tabla de surf, y vestido de faena. «Antes iba en autobús a la playa y me cambiaba en la arena. Me robaron dos veces la mochila así que ya no lo pienso», asegura.
Él podría ser uno de los muchos jóvenes que ante la falta de vestuarios abiertos en invierno opta por alquilar un local cerca de la playa en el que poder cambiarse. La pega es que estos locales cotizan al alza y sus precios no son accesibles para todos los jóvenes. Ni que decir para estudiantes o desempleados.
Otra vía para evitar el frío al cambiarse a la intemperie es hacerse socio del único club de surf que tiene instalaciones a pie de playa: el Groseko Surf Indarra, ubicado en la zona de Sagüés. Sin embargo, también hay pegas: el acceso al mismo es limitado y es obligatorio abonar una cuota para poder hacer uso de sus instalaciones en las que hay vestuarios con duchas.
Así que los jóvenes que no tienen posibilidad de alquilar un local o pasar a engrosar la lista de socios del club de surf deben cambiarse en la arena en su mayoría. «No hay problema para hacerlo en verano pero cuando sales del agua y apenas puedes mover los dedos en invierno se agradece poder cambiarse a cubierto», relata Álex Uranga, un surfista de Herrera, que ni se plantea la posibilidad de salir de su casa con el traje puesto. Este mismo surfista subraya que «no hay otra actividad deportiva en la ciudad que aglutine a tantos jóvenes como el surf y el bodyboard. Desde que sale el sol hasta que se esconde hay gente en la playa haciendo deporte. El Ayuntamiento lo debería tener en cuenta».
La apertura de los vestuarios situados en el centro de la playa, a la altura de la calle Gran Vía, permitiría además ganar unos nuevos baños públicos en la ciudad. «Una opción para no encarecer más los costes del Servicio de Playas podría ser la de trasladar el personal de los servicios situados detrás del Kursaal a los de Gran Vía», apunta Inés Velasco, una joven que entra al agua a diario desde que está en paro.
La decisión de abrir o no los vestuarios durante el invierno permitiría que los cursillistas de las escuelas –al menos cuatro– que hoy existen puedan también cambiarse en los mismos. «Más de uno estaría dispuesto a pagar por la taquilla y la ducha en lugar de caminar descalzos por las calles de Gros con el peligro que conlleva», advierte un monitor de una de las escuelas. «La marea de cursillistas en los fines de semana invernales es ya una buen termómetro para calibrar si la apertura de los vestuarios es rentable o no», añade este mismo monitor.
Lo cierto es que el Ayuntamiento tomó este año la decisión de cerrar las cabinas de Ondarreta por su elevado coste diario. Según apuntó el gobierno municipal, el coste diario por usuario en estas cabinas –abiertas durante todo el año desde hace seis– ascendía a 60 euros, cuando el coste de su mantenimiento era superior. «Pero el número de bañistas de Ondarreta no tiene nada que ver con los que nos bañamos en La Zurriola. Hay días de invierno en los que estamos más de doscientos personas en el agua. Se lo deberían plantear en el consistorio», termina.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Videos de Gipuzkoa
más videos [+]
Gipuzkoa
Diario Vasco

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.