diariovasco.com
Martes, 30 septiembre 2014
llovizna
Hoy 17 / 20 || Mañana 15 / 20 |
más información sobre el tiempo

Más Deportes

Estás en: > > >
«Repetir los éxitos de los años noventa será complicado»

RAMÓN CID, Director Técnico de la Federación Española de Atletismo

«Repetir los éxitos de los años noventa será complicado»

El donostiarra, hasta ahora responsable del sector de Saltos, aglutinaba numerosos apoyos en la Asamblea, incluidos algunos de la otra candidatura encabezada por Vicente Añó.

21.12.12 - 19:23 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Ramón Cid (San Sebastián, 1954) ocupará el cargo de Director Técnico o seleccionador del atletismo español los próximos cuatro años. Él ha sido uno de los avales para que José María Odriozola saliera reelegido presidente de la Federación el pasado domingo. El donostiarra, hasta ahora responsable del sector de Saltos, aglutinaba numerosos apoyos en la Asamblea, incluidos algunos de la otra candidatura encabezada por Vicente Añó. Por delante, un reto, una responsabilidad al desempeñar un puesto que desde 1989 estaba personalizado en el presidente, con las críticas que esta decisión suscitaba.
– Ser elegido para el cargo de seleccionador en tiempos de notables ajustes presupuestarios no sé si es un reto ilusionante o un marrón mayúsculo.
– Las dos cosas. Hace ilusión, asumo la responsabilidad. Es tan grande el marrón como la ilusión.
– Con menos de todo. Sobre todo, dinero.
– Obligará a cambiar muchos comportamientos, conductas y motivaciones. Será difícil adaptarse, pero no nos queda más remedio. El dinero es importante pero vamos a intentar minimizar el impacto. Sería obsceno protestar cuando el resto de la sociedad tiene enormes problemas.
– No sé si todos lo van a tomar con esa filosofía. Sobre todo ese atleta o entrenador de élite que a partir de ahora será mileurista.
– Entiendo sus quejas. Pero yo también soy un afectado. El dinero no lo podemos inventar, vamos a intentar sacar recursos. Habrá que regresar al romanticismo de la motivación por el éxito deportivo, o por ir a un campeonato. Es un retroceso evidente, calculo que a los años 80.
– Pero cuando lluevan las críticas si los logros en un gran campeonato no llegan, pocos se acordarán de los escasos medios que maneja el deporte. Siempre habrá una exigencia
– La capacidad de análisis solo por el número de medallas es demasiado superficial. Hay que profundizar en esos análisis. Evidentemente se debería exigir menos al tener menos medios. Eso sí, el victimismo no vale, esa dinámica no vale. Hay menos dinero pero optimicémoslo.
– Desde ahora se mirarán con lupa sus decisiones tras muchos años de críticas por asumir esta función el propio presidente.
– Me voy a centrar mucho en los procesos. Los resultados finales me importan relativamente poco. Procesos a corto, medio y largo. Inmediato: optimizar la gente que tenemos y que rindan bien en los campeonatos. A medio, tecnificar el país, mejorar a los entrenadores, acudir a los lugares donde están los atletas, más que apostar por múltiples concentraciones. Y todos estos procesos mejorarán los resultados a largo plazo.
– Después de 23 años con Odriozola como responsable máximo de la dirección técnica, hay dudas de si le va a dejar total autonomía en esa parcela.
– Te aseguro que tendré absoluta autonomía. El único tema en el que estaré coordinado con él y no podré decidir yo solo, será en el económico. Por ejemplo, al elaborar un plan de becas. Hay unas limitaciones presupuestarias y eso afectará a todo, también a nivel técnico. No me podré pasar, vamos. Es coherente.
–¿Pero Odriozola no terminará metiendo la mano en una decisión deportiva?
– No. La decisión será mía, siempre tras la opinión de los responsables de cada sector.
– El factor crisis me imagino provocará unos equipos más cortos cara a un gran campeonato.
– Los criterios se van a endurecer ligeramente. Para un Mundial no se modificarán los criterios. Las mínimas que exige la IAAF ya son brutales. Ahí no podemos ser más restrictivos. El que tenga la mínima, es merecedor de ir. A veces esa marca exigida es la octava o la décima del mundo. No podemos no seleccionarle.
– ¿Se entenderá continuar con el modelo de equipos amplios que vuelvan de unos Juegos sin medallas?
– Las medallas siguen descontextualizando el nivel de un deporte. Entiendo que tras los Juegos de Londres, si medimos por número de medallas y finalistas, el equipo español estuvo mal. Pero hay un éxito por la gente que ha ido, porque hay unas mínimas durísimas y hay un grupo amplio de atletas que las consiguen, y ese es el éxito. Después llega la medalla o no. Países como Italia o Francia sumaron una y dos. Alemania y Gran Bretaña estuvieron fuertes, pero también pasaron su época triste de cero medallas.
–Entiéndame, eso es lo que queda aunque sea injusto.
– Pero medir un deporte por el número de medallas en unos Juegos es como evaluar que un país es alto o bajo por el número de personas que miden más de 2.20 metros. Si hay, es un país alto, y si no hay, es bajo. Pues no. Seguiremos teniendo una media de estatura similar igualmente sin esos gigantes y hasta es posible que esa media sea superior porque hay muchos más de 2 metros
– Ejemplo para trasladarlo, se logran cero medallas o dos medallas y el atletismo tiene igual potencial, pero por algo hay que medir el resultado final.
– Ya. Y lo respeto, pero en los Juegos de Londres si la saltadora americana hubiese hecho un nulo en su último intento, Ruth Beitia habría sido medalla. Y si Eusebio Cáceres, llega a la final de longitud y repite su marca era podio. Esas dos medallas, ¿hubiesen cambiado la percepción del nivel de nuesto atletismo y del trabajo de la Federación y hubiésemos pasado del fracaso al éxito? No me parece justo. Es un análisis simplista. Hay que profundizar más para valorar el nivel real de ese deporte, y hablo del atletismo pero es válido para cualquier otro.
– Lamentablemente es así.
– Además está la extrema dificultad de obtener una medalla en un deporte tan universal. En Londres, ganaron medallas países como Botswana o Isla Granada, algo imposible en otros deportes. En el atletismo el potencial de Europa es terrible, y el de Estados Unidos, y del Caribe, y de África. Y la complicación aumenta al poder tener cada país tres atletas en cada prueba. Quiero transmitir que una medalla en este deporte, salvo las grandes potencias, es casi, casi, algo excepcional.
– Cada deporte tiene sus dificultades.
– Seguro. Pero ¿tú sabes lo difícil que es llegar a una semifinal, no te digo a la final, a la semifinal de los 100 metros? Todos los países del mundo tienen velocistas y posibilidad de competir tres por nación.
– Otros dirán que llegar al puesto 30 de cualquier deporte es la pera.
– Claro. El otro día leía que había un surfista vasco en el top40. Y era superreconocido. Correcto. Pero luego no se valora que un saltador español, o un mediofodista, sea el 18º del mundo. Se desprecia por no ser finalista y estar lejos de las medallas. Pero es el 18 del mundo.
– Los datos no reflejan que el atletismo español vuelva a cosechar los éxitos de los años 90.
– Será complicado volver. No es un buen momento de atletas punteros. El momento económico no ayuda. Es una época valle pero no hay desesperanza porque hay buenos juniors, promesas. Hay margen de mejora en circunstancias complicadas.
– Alguna medida clave a aplicar sin perder un minuto.
– Es una suma de medidas. Tecnificación de entrenadores que quizás no se vea de inmediato pero a largo plazo será determinante. Y como fundamento me gustaría contar mucho con la estructura de las federaciones territoriales. Hay que impregnar el sentimiento para que todo el mundo se sienta partícipe del atletismo español, no de la Federación Española. Los éxitos y fracasos son de todos, no de la Federación en exclusividad.
– Ese plan de choque con el que sueña.
– No sé si llamarlo plan de choque, pero me gustaría desarrollar un plan de actuación en dos líneas: linea directa con atletas de élite y plan a la carta para ellos; y segundo, vía federaciones territoriales, movernos para conocer los nucleos y detectar a esos ‘chiflados’, apasionados, que sacan jóvenes atletas de altísimo nivel y formarlos. Quiero que haya miles de estos chiflados y mimarlos. Por ahí pasa el futuro.
«El cuerpo me pide endurecer las sanciones por dopaje»
«Odio el dopaje, nos deslegitima a todo el deporte. He sido víctima como atleta, entrenador y ataca los principios que tengo. ¿Qué me pide el cuerpo? Endurecería las sanciones. Daría una vuelta a la normativa». Así de tajante es el nuevo Director Técnico del atletismo español. Sin embargo Ramón Cid defiende una Ley garantista, que proteja al inocente. «Es un drama condenar a un inocente. Y yo conozco casos cercanos. La presunción de inocencia es vital, pero por favor que no se entienda como una defensa del dopaje. Hay que respetar escrupulosamente la Ley. La capacidad de la Federación de ocultar casos es cero, nunca podrá saltarse la Ley vigente y actuará conforme a ella. Las dudas y los rumores son para el bar».
En Tuenti

buscador

Buscador de deportes
buscar
Consigue el 11 ideal de la Real Sociedad
Diario Vasco

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.