diariovasco.com
Viernes, 25 abril 2014
chubascos
Hoy 9 / 15 || Mañana 12 / 15 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
Ayuda a seminaristas con la hucha de San Vicente

LA CALLE DE LA MEMORIA

Ayuda a seminaristas con la hucha de San Vicente

1960. Cuando la iglesia de San Vicente estaba allá 'en el fin del mundo' de la ciudad

24.01.10 - 02:12 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Injustas son las generalizaciones, pero cierto fue que mientras nuestra iglesia matriz de Santa María contaba entre su feligresía con los destacados prohombres que tenían sus palacios y casas torre en las calles Mayor y de la Trinidad, hoy 31 de Agosto, la de San Vicente estaba más cercana al pueblo trabajador cuyas viviendas se asentaban en torno a las calles del Maestre Lope, del Preboste, de la Berza, de la Cárcel, de los Toneleros o de la Tripería.
Fundada, según la tradición, por los gascones que llegaron a San Sebastián allá por el siglo XII, su trayectoria estuvo condicionada por la propia normativa de la Iglesia, que daba prioridad al clero de Santa María, y por la situación geográfica que ocupaba dentro de la ciudad.
El presbítero y cronista don Ramón de Inzagaray en su 'Historia eclesiástica de San Sebastián' nos dice que a San Vicente «reputamos como Cenicienta de la villa donostiarra... la cual, arrinconada en lo más gris y húmedo de la villa (San Sebastián terminaba en la calle San Juan y San Vicente), se encaramaba, sin embargo, sobre la cortina mural de Oriente, sin tratarse de ver y contemplar los inmensos zurrunguillos de las aguas agitadísimas de la Zurriola».
«Siempre se ha creído que San Vicente es iglesia de menos relieve... lo cual es indudable desde el punto de vista arquitectónico, pero como cronista eclesiástico tenemos que hacer ver que nunca perdió su rango de templo beneficial y su íntima unión a Santa María».
A pesar de no querer caer en la tentación de catalogar a la feligresía de una y otra parroquia, el citado presbítero, tras hacer una presentación sociológica de la ciudad, terminaba definiendo su opinión sobre ambos templos.
«En la gran masa donostiarra... hemos observado siempre dos campos psicológicamente opuestos... el várdulo y el gascón. Una parte, sin señalar proporción, es muy modesta... nunca se atreve a inmiscuirse en asuntos que desembocan en lo trágico o en lo voluptuosamente terrenal... es el donostiarra 'lotsati'. La otra parte es orgullosa, altanera, bien portada de sus cualidades, ardiente y regatona, sin menoscabo nunca de su exhibición... El individuo de esta parte de la sociedad puede ser el tambor mayor o el bastonero del baile de la tamborrada».
Matizando el sacerdote que le parece el antecedente «poco hábil de comparación parroquial» sigue escribiendo que «el feligrés de San Vicente es el donostiarra 'lotsati' y el de Santa María el bastonero»... y añadimos nosotros que la conjunción de ambos caracteres es precisamente lo que da cuerpo a la Tamborrada.
Hoy, dos días después de la festividad de San Vicente, unidas Santa María y San Vicente por un mismo párroco, recordamos la iniciativa que hace cincuenta años estaba en pleno apogeo cuando los feligreses portando huchas con la efigie del santo recogían los óbolos de las familias pudientes y menos pudientes para hacer frente a los gastos de la larga carrera de los seminaristas.
Hoy, día 24 de enero de hace medio siglo, al mediodía se reunirían en San Telmo cuantos habían colaborado en tan elogiosa misión para proceder al sorteo, entre todos ellos, de una máquina de coser y de una bicicleta.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Ayuda a seminaristas con la hucha de San Vicente

Panorámica de la parroquia de San Vicente frente a la plaza de Zuloaga.

Videos de Gipuzkoa
más videos [+]
Gipuzkoa
Diario Vasco

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.