Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Motor

MOTOR

Como en el Gran Premio de Francia, los cambios de condiciones de la pista, que pasó de húmeda a seca a lo largo de las carreras, provocó que las estrategias decidieran buena parte de los resultados
01.06.09 -
Vota
0 votos

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Repetición de la jugada
El ganador de la prueba de MotoGP de ayer, Casey Stoner, flanqueado en el podio por Lorenzo y Rossi. / AP
El Gran Premio de Italia nos dejó la sensación de que estábamos viendo la repetición de la carrera de hace dos semanas en Le Mans, porque nos encontramos ayer con el mismo panorama que allí, con una carrera de MotoGP que se iniciaba en mojado para luego pasar a ser en seco conforme desaparecía la humedad de la pista. Una vez más, fue muy importante la estrategia, porque había que saber entrar en el momento oportuno a realizar el cambio de moto y los pilotos se encontraron en situaciones muy al límite, casi sin posibilidad de pararse a pensar. Estas carreras están resultando muy interesantes por lo imprevisible que resultan. Por este motivo son muy emocionantes.
También muy emocionante fue la carrera de 250, en la que llovió mucho, más que en ninguna otra, y por eso cualquier mínimo error que se cometiera no se perdonaría. Vimos a Bautista, Pasini y Simoncelli rindiendo a un altísimo nivel. Desgraciadamente también descubrimos que Simoncelli ha llegado ya al punto de estar por encima del sentido común de un piloto, porque su maniobra sobre Bautista es del todo discutible, y creo que se tiene que estudiar en profundidad por parte de la dirección de carrera.
Otra cuestión importante sobre la que debemos pararnos a pensar (y conviene que los responsables de la organización también lo hagan) es la situación que se provoca cuando hay un cambio tan grande y brusco en la climatología, porque ayer se puso a llover en la misma parrilla de salida y la dirección de carrera declaró la prueba como de mojado, sin darnos tiempo más que para cambiar de neumáticos. Habríamos necesitado al menos diez minutos, sólo diez minutos, para modificar los reglajes y preparar la moto para condiciones de agua, porque los pilotos salieron a pista con gomas de agua y reglajes de seco, con el riesgo que ello conlleva. Con sólo diez minutos de retraso en la salida habríamos tenido tiempo suficiente para hacer ese cambio de reglajes. No es la primera vez que nos pasa, llevamos ya dos carreras así, y salir en estas condiciones siempre supone un riesgo para los pilotos. Creo que es una cuestión que la organización debe revisar y cambiar.
Carrera conservadora
Nosotros estamos satisfechos con el resultado de ayer. Héctor Barberá realizó una carrera más calmada después de la experiencia del pasado Gran Premio de Francia, cuando se cayó por intentar ir más arriba en condiciones cambiantes. Su primer objetivo aquí era terminar la carrera, y eso le hizo ser más conservador, pero consiguió amarrar unos valiosos puntos que resultarán muy importantes para el campeonato.
En la categoría de 125 hubo muchísima emoción, sobre todo en el grupo de cabeza, con esos tres pilotos, Smith, Terol y Simón, peleando por el primer puesto. Creo que Terol hizo una gran carrera aquí, una carrera muy inteligente, supo mantenerse delante desde el comienzo, siempre atento a cuanto sucedía en la cabeza, a cualquier movimiento y sin perder el ritmo del primero, y sólo le faltaron dos décimas en el último parcial para poder optar a la victoria. Él mismo reconoció que en esa última vuelta cometió un pequeño error y no pudo completar su estrategia de carrera, en la que había pensado llegar a la recta pegado a la rueda de Smith y batirle aprovechando su rebufo. En cualquier caso, su segunda posición es un grandísimo resultado.
Nuevamente el Gran Premio de Italia se convirtió en una carrera con muchísimo ambiente y muchos aficionados, que hicieron vibrar las gradas y lograron que sintiéramos la carrera con gran interés. Los pilotos italianos dieron el máximo, y vimos cómo Rossi, Dovizioso y Capirossi se vaciaron ante los suyos. La pena en esta carrera fue la nueva caída de Pedrosa, que de cara al campeonato pierde opciones y se retrasa con respecto a Stoner, Lorenzo y Rossi. Muy bien por Lorenzo, porque sufrir una caída en la vuelta de reconocimiento es algo que te resta confianza, pero él supo afrontar la carrera con inteligencia.
Y también hay que destacar a Bautista, que a pesar de ese tercer puesto, cediendo sólo unos pocos puntos ante Simoncelli, vio aumentar su ventaja en la clasificación provisional de 250 sobre Hiroshi Aoyama, que ayer quedó más retrasado. Y creo que la carrera de Terol nos permite confiar en que ha recuperado su mejor estado de forma.
Ahora nos encaminamos al Gran Premio de Cataluña, donde nos veremos dentro de diez días. Allí los pilotos españoles volverán a dar la cara, seguro, y nos encontraremos con un gran espectáculo.
Bicampeón mundial de 250 cc y Premio Príncipe de Asturias de los Deportes en 1990

buscador

Buscador de deportes
buscar
Consigue el 11 ideal de la Real Sociedad
Videos de Deportes
más videos [+]
Deportes
Vocento
SarenetRSS