Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Cultura

CULTURA

Okendo acoge una exposición de fotografías de espectáculos teatrales. Gerardo Sanz: «En un momento de silencio, no disparo la cámara»

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
DV. DFeria, la feria de teatro donostiarra, empezará el 30 de junio. Su programación se presentará el próximo lunes. Pero las actividades de DFeria han empezado ya con la apertura ayer, en el centro cultural Okendo, de la exposición itinerante En el escenario del tiempo.
El vallisoletano Gerardo Sanz, fotógrafo oficial de nuestra feria, lleva trece años dedicándose a una especialidad muy concreta, la fotografía de espectáculos escénicos. Esta exposición recopila una selección de sus trabajos, a través de 33 imágenes colgadas de las paredes de Okendo y otras muchas que pueden verse en la sala en un montaje audiovisual de siete minutos.
De la fotografía industrial
Cuenta Sanz que él se dedicaba a la fotografía industrial hasta que un día se topó en Valladolid con un espectáculo de teatro callejero. «Corrí a casa a por cámaras y películas. Volví a la siguiente función pero fui incapaz de hacer una sola foto, tan atrapado estaba por el espectáculo. Me emocionó. Entendí que el teatro me interesaba sobremanera».
Fue el inicio de su singular especialización en la fotografía teatral, que le ha llevado a captar imágenes en el Estado y en el extranjero para festivales, compañías o revistas especializadas. Aunque también ha fotografiado entre bambalinas, la mayoría de sus instantáneas son sacadas desde el patio de butacas y ante una función real. Los problemas son la luz, que «suele ser escasa», y el ruido. «Me siento respetuoso con lo que sucede en escena y antepongo el no molestar al espectador a mi trabajo. En un momento de silencio, no disparo».
Manejarse con respeto y entrar en el tempo teatral son las vías de Gerardo Sanz tras un aprendizaje en el que dejó de ser un intruso para intentar dejarse llevar por «la sorpresa del momento. El teatro es un aprendizaje continuo, cada espectáculo es diferente. La mayoría de mis mejores fotografías son de espectáculos que me han emocionado».
Un trabajo que realizó para la Unión de Actores le llevó a una conclusión inesperada: «Los actores no saben posar. Si son ellos mismos, sin un personaje, se ponen rígidos».
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Videos de Cultura
más videos [+]
Cultura
Vocento
SarenetRSS