Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Cultura

11.05.09 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Pedro Castillo, de la productora donostiarra Mediabost, será en el MIF un hombre con una misión: seguir dando alas a Mystical, la gran apuesta cinematográfica de una empresa todavía joven que, en lo que respecta a su actividad en el ámbito de la producción audiovisual, hasta ahora se ha centrado en contenidos para televisión. «Otros llevan más catálogo pero nosotros, como empresa pequeña e independiente, vamos sólo con esta película que todavía está en producción para ir preparando o cerrando acuerdos de distribución y exhibición», dice refiriéndose a una película que, en los últimos meses, le ha llevado a mercados que han tenido lugar en Singapur, en Las Vegas, en Berlín...
Una «apuesta muy fuerte» de Mediabost y EITB, coproductoras de una cinta que se convertirá en una de las «cinco o diez primeras películas del mundo realizada con la tecnología que se ha utilizado para 300, Sin city o Sky Captain...». En Mystical, película de aventuras de tinte fantástico dirigida por Ángel Alonso que en la actualidad tiene muy ocupados a diez artistas de Dibulitoon Studio de Irun, se entremezclan la imagen real, las maquetas, la animación 3D y los efectos especiales para conseguir «un lenguaje audiovisual que pueden entender un chaval de aquí y uno de Corea». Precisamente, conseguir que una película tan ambiciosa, «en la que hemos invertido dos millones de euros frente, por ejemplo, a los 200 millones de dólares que costó Narnia», llegue a Corea y más allá es el objetivo que ha convertido a Castillo en un «nómada del audiovisual». Un nómada que viaja sin demasiados complejos relacionados con el hecho de estar haciendo con diez personas lo que otros hacen con cien –«la principal diferencia es que a nosotros nos cuesta más tiempo...»– o con la circunstancia de que la versión original de la película sea en euskera. Porque en el mercado lo que realmente cuenta es el producto.
Pedro Castillo confía al máximo en un producto que corresponde a una categoría «en la que hasta ahora sólo han entrado los grandes». Por eso, asegura, «somos también ambiciosos respecto al Festival de Cine de San Sebastián, donde nos gustaría que estuviera el año que viene». Y es que todos coinciden en afirmar que pasar, preferentemente con éxito, por un festival del nivel del donostiarra puede marcar diferencias en la vida futura de un film. De momento, va a Cannes con buenas expectativas y con la agenda y el ánimo preparados para las maratones diarias. «A lo largo de todo el día va todo muy rápido, tienes prácticamente una cita cada media hora. Aunque no cierres acuerdos, enseñas tu producto y dan origen a posteriores contactos y a ir abriendo caminos».
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Videos de Cultura
más videos [+]
Cultura
Vocento
SarenetRSS