Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Gipuzkoa

AL DÍA

Daniel Innerarity y Andoni Luis Aduriz conversan sobre las paradojas de la alimentación en la 'sociedad del riesgo'
12.03.09 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
El filósofo que come y el cocinero que piensa
Andoni Luis Aduriz y Daniel Innerarity, al inicio de su encuentro ayer en San Sebastián. /USOZ
DV. Cuando el cocinero Andoni Luis Aduriz conoció a Daniel Innerarity lo primero que le preguntó es «para qué sirve un filósofo». E Innerarity le respondió: «Para hacer preguntas». Así nació una amistad en la que el diálogo ha generado un fértil menú de ideas: Aduriz es un filósofo de los fogones e Innerarity un pensador que ha descubierto en la gastronomía «un microcosmos que refleja las tendencias y paradojas de la sociedad actual».
El profesor y el cocinero protagonizaron ayer en San Sebastián el primer encuentro de los «diálogos de ética, humanismo y ciencia» que promueven la Diputación, el Hospital Donostia y Caja Laboral y fue moderado por el periodista y escritor Hasier Etxeberria.
El diálogo se denominaba «comer en la sociedad del riesgo» y se centró en las paradojas que rodean a la alimentación en las sociedades occidentales. «Formamos parte de la primera generación que no vive el hecho de comer desde la escasez, sino desde la abundancia», apunta Innerarity. «La preocupación no se centra en saber si tenemos la suficiente comida, sino en tener la certeza de que es segura, sin riesgos. Los alimentos son teóricamente más seguros que nunca, porque hay un control sanitario estricto, pero hay miedo. Nuestros abuelos comían lo que venía de la huerta vecina; nosotros comemos ahora alimentos que vienen con todas las bendiciones sanitarias pero llegan de lejos».
Innerarity insiste en los cambios sociales. «Antes uno comía siempre en su casa, en su silla, en su plato, con la misma gente y casi siempre lo mismo. Ahora comemos a veces en un sitio y en ocasiones en otro, unos días mucho y otros poco, solos o con diferentes personas... Y a la vez nos llegan multitud de normas que son contradictorias: hay que comer rápido, hay que comer sano, hay que comer mucho, hay que comer poco... Las tensiones de la sociedad se reflejan en el momento en que nos sentamos a comer».
Cambios positivos
Responde Andoni Luis Aduriz: «Los cambios en la alimentación nos han mejorado: vivimos más y hasta somos más altos. Ha habido una democratización de la gastronomía y cada vez más gente come mejor. Pero a la vez vivimos desorientados sobre la dieta que mejor puede casar con nuestros estilos de vida. Hay mucha información sobre la alimentación pero también mucha confusión».
A Andoni Luis le llama la atención que «supuestamente vivimos muy concienzados sobre la comida sana, pero cuando llega la crisis, como ahora, aparecen informes que dicen que los ciudadanos ahorran más en las cosas de comer, pasándose a fenómenos como las marcas blancas, y sin embargo mantienen el gasto en higiene o cosmética: preferimos una leche más barata que un champú o un perfume más económicos».
El diálogo entre el filósofo y el cocinero genera un intenso torrente de ideas «porque de lo mestizo y la mezcla surge lo interesante», dice Innerarity. «La propia vida suele ser aburrida y contactar con sectores profesionales distintos te permite vampirizar a otros seres y vivir otras vidas», remarca. Y en eso coincide Aduriz: «¡Me gusta conocer otros mundos, otros oficios, otras gentes, porque eso me enriquece a mí y a mi cocina!».

mezquiaga@diariovasco.com
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Videos de Gipuzkoa
más videos [+]
Gipuzkoa
Vocento
SarenetRSS