Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Política

POLÍTICA

El ministro Bermejo salió reforzado de la sesión del Congreso en la que el PP pidió la dimisión del titular de Justicia
19.02.09 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
De cazador a torero
Los ministros de Justicia y de Interior dan caramelos a diputadas socialistas en la sesión del Congreso. /EFE
Estaba cantado que el pleno del Congreso iba a celebrar ayer una metafórica cacería del PP contra el ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, por compartir montería con el juez Baltasar Garzón, pero el ministro esquivó los disparos y hasta pudo marcharse del hemiciclo aclamado por los suyos con gritos de «¡ torero , torero !». Claro que tuvo el respaldo del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, a quien el líder del PP, Mariano Rajoy, exigía al comienzo de la sesión de control la cabeza del ministro, y todo por el a su entender «degradante y bochornoso» episodio de la cacería con el magistrado de la Audiencia Nacional. Zapatero le hizo notar que otras son las cosas que a él le parecen «bochornosas y deleznables», esto es, las tramas de corrupción supuestamente vinculadas al PP y que investiga el juez Garzón. El jefe del Gobierno reclamó sosiego y espetó al jefe de la oposición que no estaba planteando los problemas de los españoles, sino los suyos, «que no sabe o no puede resolver».
Una vez pedida por Rajoy la destitución de Bermejo le tocó el turno a otros diputados de su grupo. Primero le preguntó Federico Trillo, a cuenta de la huelga de jueces y magistrados, y ello para pedirle el cese antes de que alguien «le cuelgue como un trofeo». Guillermo Mariscal, animado por el ambiente cinegético, le llamó luego «escopeta del sectarismo» con el que dispara Zapatero. Y para acabar, Juan José Matarí, le consideró «inhabilitado» para el cargo por los retrasos en los juzgados.
«Un lío monumental»
Bermejo atacó a los populares llamándoles a solucionar lo que calificó como «un lío monumental» en relación con la operación Gürtel que investiga el juez Baltasar Garzón. Luego, con emoción en la voz y expresión rotunda, replicó a los que buscaban su cabeza: «Yo no estoy atado aquí por nada personal, yo estoy aquí por un proyecto que voy a defender hasta el final. Y no dimito, claro que no dimito, porque tengo que trabajar por este país». La ovación de los socialistas fue entusiasta. Se pusieron en pie y han gritado «¡ Torero, torero !», mientras el ministro abandonaba sonriente del hemiciclo, vivito y coleando. Hasta les devolvió un beso con la mano.
Horas después, confirmó en una rueda de prensa que entre 2007 y 2008 cazó en la finca de Quintos de Mora (Toledo) y aseguró que esta actividad no está prohibid. «No es un Parque Nacional como se ha dicho», sino «patrimonio del Estado, con un plan cinegético aprobado por el Gobierno de Castilla-La Mancha». «Se puede cazar todos los días del año», se defendió el ministro.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Elecciones Vascas 2012
Videos de Más actualidad
más videos [+]
Más actualidad
Vocento
SarenetRSS