Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Viernes, 19 septiembre 2014

Política

16.10.08 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
EL sociólogo Zygmunt Bauman es el autor del concepto «modernidad líquida» para definir el estado fluido y volátil de la actual sociedad, sin valores demasiado sólidos, en la que la incertidumbre por la vertiginosa rapidez de los cambios ha debilitado los vínculos humanos. Lo que antes eran nexos potentes ahora se han convertido en lazos provisionales y frágiles.
Gipuzkoa empieza también a entrar en esa fase «líquida» y contradictoria a tenor del retrato que ofrece la encuesta divulgada ayer: una sociedad del bienestar, consumista, hedonista, en la que la dialéctica izquierda-derecha ha perdido intensidad, que conserva un amplio sentimiento nacionalista, pero que está cambiando su forma de vivirlo respecto a lo que era su actitud hace 20 años. El voto ya no es un ejercicio casi religioso de lealtad identitaria. Los nacionalistas pueden votar a un alcalde socialista o a Zapatero sin mayores traumas y los electores del PSE no se asustan con la posibilidad de una consulta. Una sociedad que se está desmovilizando, en gran medida como producto del cansancio por la violencia, y que ya no vibra como antes con el discurso del 'conflicto'.
Es una sociedad 'postmoderna' que siente lo identitario, pero no lo ve de forma trágica, en la que prevalece la preocupación por el bienestar económico, y que constata una gran desafección hacia la política y las ideologías tradicionales. Los 'relatos' clásicos necesitan renovarse porque empiezan a agotarse ante las nuevas generaciones. La hiperpolitización del pasado en Euskadi pasa ahora su factura como un péndulo de reacción aunque a la vez se trate de un fenómeno estructural en Europa.
La 'sociedad líquida', en la que ser flexible es una virtud, obliga a la política a transformarse si no quiere verse atenazada por la realidad mediática esculpida a diario en el escaparate rutinario de las imágenes y un individualismo del 'sálvese quien pueda'. Cuidado con que todo esto no se limite a ser un espectáculo efímero en el que la sensación y el corto plazo anulen al pensamiento. Vivimos una sociedad cada vez mejor formada, pero a la vez necesitada con urgencia de unos valores alternativos más fuertes; una sociedad cada vez más compleja y más híbrida.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Elecciones Vascas 2012
Videos de Más actualidad
más videos [+]
Más actualidad
Vocento
SarenetRSS