Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Cultura

CULTURA
Una imagen desconocida de la vieja Donostia
10.05.08 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
san sebastián. DV. Parece una novela de intriga con anticuarios, como de Pérez-Reverte, pero con final feliz. El Museo Naval de San Sebastián cuelga desde hace unos días un viejo y a la vez novedoso grabado de la bahía donostiarra. Se trata de un dibujo a pluma de Bonaventura Peeters, fechado el 29 de febrero de 1652, que ofrece una vista de la bahía de La Concha en la que destacan varios galeones de considerable porte. El valor de la obra radica en la escasez de vistas de la ciudad anteriores al siglo XIX, así como a la inusual perspectiva. Pero tan jugoso como la obra en sí es el relato de cómo llegó a engrosar los fondos de la cultura foral.
La obra estaba desde hace años descatalogada, en manos de coleccionistas o archivos británicos. Hace unos meses salió a subasta en una casa de Londres y fue adquirida por un anticuario madrileño de origen donostiarra. Varios museos estuvieron tras la pista del grabado. Hace unos meses, Soko Romano y José Mari Unsain, responsables del Museo Naval de Donostia, supieron a través de amigos de Bilbao que esa obra estaba en el mercado. Y emprendieron la puja por la obra con la complicidad de la Diputación guipuzcoana, institución responsable del Museo y de cuyas arcas dependen sus fondos.
Finalmente el precio del grabado se estableció en torno a los 15.000 euros. «Es una cifra más que razonable para un dibujo de valor histórico y de un periodo del que apenas disponemos de imágenes», explica Unsain. «Es además un original, no una reprodución», agrega.
Y ahí está la obra, colgada en el marco de la estupenda exposición que recoge la vinculación de San Sebastián con el mar a lo largo de toda su historia. El dibujo, una tinta sepia con aguada gris, es de pequeñas dimensiones pero importante valor. Según Unsain «viene a ser un testimonio de notable calidad gráfica sobre una época en la que San Sebastián había reducido la intensa actividad corsaria de las épocas precedentes pero mantenía una considerable pujanza en su comercio marítimo con América, a través de la Carrera de Indias, y con la Europa Atlántica».
El autor del dibujo es Bonaventura Peeters, grabador y poeta natural de Amberes, muy conocido sobre todo «por sus marinas tormentosas, pobladas de barcos y marinos», según el relato de Unsain. Su obra se encuentra en muchos museos europeos, como la National Gallery de Londres, el National Maritime Museum de Greenwich o el Kunsthistoriche Museum de Viena.
En el dorso del dibujo, además de la fecha de ejecución, se señala en holandés: «Este es el último dibujo realizado por Bonaventura Peeters». Y otra mano añade: «Y ha muerto en el mar». Esto, sin duda, sigue pareciendo una novela de Pérez Reverte.
El dibujo se ve en la exposición San Sebastián, ciudad marítima, que puede visitarse hasta el mes de noviembre en el museo del muelle donostiarra. La muestra, en un principio, iba a clausurarse el 28 de mayo, pero la demanda del público la mantendrá abierta hasta el 2 de noviembre. Y la visita merece la pena porque ofrece una nueva dimensión de la vinculación de Donostia con el mar.
A final de año el Museo Naval ofrecerá otra exposición de producción propia y larga duración titulada Los vascos y el Pacífico, que informará sobre la importante presencia vasca desde el siglo XVI hasta la acualidad en esa zona del mundo, incluyendo las islas filipinas y las lejanas costas de China y Japón.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Videos de Cultura
más videos [+]
Cultura
Vocento
SarenetRSS