Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 1 octubre 2014

Local

Estás en: diariovasco.com > Local
MIKEL GOROSTIDI | GINECÓLOGO
«La vacuna contra el virus del papiloma humano se puede usar hasta los 26 años»

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
«La vacuna contra el virus del papiloma humano se puede usar hasta los 26 años»
El médico donostiarra Mikel Gorostidi en consulta. [MICHELENA]
La vacuna que previene la infección por el virus del papiloma humano, origen del cáncer de cuello de útero , es un «gran avance» que, sin embargo, no exime a las mujeres de someterse a las revisiones rutinarias. Así lo asegura Mikel Gorostidi, vicepresidente de la Sociedad Vasca de Ginecología y Obstetricia y médico adjunto de Hospital Donostia y Policlínica Gipuzkoa. Gorostidi ha coordinado junto a Borja Rivero, jefe de la Unidad de Patología Cervical del Hospital Donostia, un curso sobre colposcopia que arranca hoy en San Sebastián y que ha levantado una gran expectación en todo la península, tanto por el tema, como por su carácter eminentemente práctico y el nivel de los ponentes.
- ¿Qué es la colposcopia?
- Una técnica que permite ver el cuello del útero con una herramienta parecida a un microscopio.
- No es muy común en las consultas.
- La colposcopia es una técnica básica de ginecología desde hace muchos años, lo que pasa es que hoy en día está más abandonada porque hay mucho más interés y formación en otras cosas más prácticas, como la ecografía. Así que la colposcopia ha quedado relegada a unidades subespecializadas. Es algo mucho más específico para lesiones del cuello de útero, pero antes los ginecólogos no tenían las herramientas actuales y, además, se veían más casos de cáncer de cuello uterino, por lo que era una técnica más común. No se hacían citologías, así que había más casos de cáncer de cervix.
- La citología, en cambio, es habitual en las revisiones ginecológicas.
- El del cuello de útero puede ser el único cáncer del mundo para el que existe una técnica de prevención que es eficaz, y que es el cribado con citologías. Desde que comenzaron a realizarse, en la década de los 50 y 60, la mortalidad de este cáncer cayó en picado. Esta prueba, con el apoyo de otras si es necesario, como la colposcopia, permite detectar infecciones y lesiones del cuello de útero para tratarlas y frenar su desarrollo.
- La citología es una herramienta de prevención básica pero no se realizan campañas para la población femenina en general.
- No, es una técnica que en casi todo el mundo es oportunista, lo que significa que cuando una paciente va a consulta se le hace una citología, pero no se realizan campañas por sistema para todas las mujeres. No sé por qué no hay campañas para todo el mundo, pero lo cierto es que la mayoría de las mujeres están cubiertas y se someten a esta prueba, aunque hay un grupo que nunca se la han hecho o la última es de hace 15 años...
- ¿Cada cuánto tiempo hay que realizarse la prueba?
- La respuesta clásica, la que recomienda la Organización Mundial de la Salud, dice que cada tres años. Pero ahora existe un consenso nuevo de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia y de la Asociación Española de Patología Cervical y Colposcopia, que es una novedad y que se va a tratar en el curso. Se está dando un cambio porque ahora existen técnicas de diagnóstico molecular del virus del papiloma humano, que está implicado en el 100% de los cánceres de cuello uterino.
- ¿En qué consiste esta prueba?
- Se coge una muestra del cuello uterino y, a través de técnicas de laboratorio, se detecta si hay ADN del virus o no. Lo cual no quiere decir que quien tenga el virus tenga cáncer, porque el 10% de la población tiene el virus. Pero sí significa que a esas mujeres hay que realizarles más controles. Una citología consiste en analizar con el microscopio extensiones de células del cuello uterino para ver si hay alteraciones celulares.
- ¿Y en qué se fundamenta el nuevo consenso?
- Lo que se quiere hacer es cambiar los programas de cribado y que las mujeres en general se sometan a una citología y a la técnica molecular cada cinco años. Y nada más. Por supuesto, el seguimiento es distinto para las que tengan un resultado positivo. El consenso ya está y, ahora, lo que hay que ver es cuándo se pone en marcha en las distintas comunidades. En consulta, cuando les dices a las mujeres que no les toca citología hasta dentro de cinco años probablemente te mirarán sorprendidas. Pero existe un consenso en la comunidad científica que respalda esta nueva propuesta: es la forma más eficiente de hacerlo y las mujeres están bien cubiertas.
- A estas herramientas de detección se ha sumado este año otro arma: la vacuna contra el cáncer de cuello de útero o, mejor dicho, la vacuna contra el virus del papiloma humano.
- A veces se da la idea errónea de que existe una vacuna contra el cáncer. Eso no es cierto. Existe una vacuna que previene el desarrollo de un cáncer muy específico y que tiene una incidencia relativamente baja (4,5% del total de cánceres), aunque es el segundo cáncer más mortal en mujeres jóvenes (15-45 años) y el séptimo en mujeres de más de 45 años en Europa. En el País Vasco la incidencia es de 6,5 mujeres por cada cien mil.
- ¿Cómo se pasa del virus al cáncer?
- El cáncer se produce por el virus del papiloma humano. Ese virus es muy contagioso y muy prevalente en la población: un 70% de nosotros ha entrado en contacto con él alguna vez en su vida. Tampoco es necesario que haya relaciones sexuales completas para que haya un contagio. En la gran mayoría de los casos el propio sistema inmune lo elimina, pero en algunas personas ese virus puede llegar a provocar una infección que no se cura y persiste y, con el tiempo, alguna de esas mujeres puede llegar a desarrollar lesiones en el cuello del útero que pueden degenerar en un cáncer. Pero eso sucede en un porcentaje muy pequeño. El causante de todo esto es un virus, y la única manera de romper esta cadena es atacarlo antes de que se inicie. Esta vacuna no cura el cáncer, sino que previene la infección por el virus del papiloma humano que puede provocar un cáncer.
- La llegada de la vacuna ha generado cierta controversia.
- Sí, porque cuesta dinero, tres dosis, cada una de 150 euros, y siempre que se toman decisiones sobre su aplicación y en la forma en la que se llevará a cabo surgen críticas. Aquí se ha decidido que lo más eficiente es vacunar a todas las niñas antes de que comiencen a tener relaciones sexuales, y se ha establecido como edad los 12-13 años.
- Como experto, ¿cómo valora la llegada de esta vacuna?
- Como un gran avance que, en teoría, dará lugar a menos lesiones y casos de cáncer de cuello de útero, un cambio que no percibiremos hasta dentro de 15 ó 20 años. De todas formas, hay que recordar que no protege contra todos los tipos de virus del papiloma humano, por lo que una mujer que reciba la vacuna no puede dejar de hacerse revisiones y citologías el resto de su vida. La vacuna protege contra los dos tipos de virus (16 y 18) que están implicados en más del 75% de los cánceres, pero no del resto. Probablemente, se desarrollarán nuevas vacunas y dentro de 10 años cubrirarán más serotipos.
- ¿Existe un consenso internacional para vacunar a todas las niñas?
- Sí, están siendo vacunadas en muchísimos países. Algunos, como los nórdicos, también han hecho un cacth up, que consiste en la 'recogida' de los casos de mujeres de hasta 26 años que no han sido vacunadas pero que interesa vacunar.
- ¿Pero a esa edad es efectiva?
- Lo ideal y más efectivo es que se vacune a todas las niñas antes de que tengan relaciones sexuales. Pero, aunque ya hayas tenido relaciones es muy difícil que estés infectado por todos los serotipos que te protege la vacuna. Siempre existe un beneficio potencial, y en las guías de consenso de las sociedades científicas españolas dedicadas a este tema se habla de vacunar a todas las chicas hasta los 26 años, hayan tenido o no relaciones sexuales. Se ha puesto ese límite porque los estudios se han hecho hasta esa edad.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Videos de Gipuzkoa
más videos [+]
Gipuzkoa
Vocento
SarenetRSS