Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 23 julio 2014

Política

POLÍTICA
Mujeres y ministras

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Mujeres y ministras
El comienzo político de ellas en los gobiernos de la España democrática fue en la Transición. La costilla de la que se hizo esa primera mujer fue arrancada del grupo parlamentario de la UCD. Y 'se hizo mujer' en la persona de Soledad Becerril, diputada entonces por la provincia de Sevilla, de cuya capital fue luego alcaldesa. Con fecha 2 de diciembre de 1981 juraba su cargo ante el Rey. Su agenda estaba repleta de trabajo: el proceso de descentralización de competencias hacia las autonomías, la liquidación de la cadena de medios de comunicación del Estado (la Prensa y Radio del Movimiento), la mejora de los museos, el Mundial de Fútbol... Tampoco es que lloviera mucho después. Hasta la llegada del Gobierno paritario de Zapatero en 2004, tan sólo 17 mujeres fueron ministras. Adolfo Suárez no contó con ninguna en su gabinete; ¡y fueron 61 ministros en cinco años! En tres legislaturas, cinco féminas ocuparon puestos de responsabilidad con Felipe González. La primera victoria del PP con José María Aznar llevaría a cuatro al poder, y a siete su mayoría absoluta.
Ahora que la igualdad se cuestiona cada vez menos, conviene aclarar que las mujeres no son un colectivo, sino más de la mitad de la población española..., y más de la mitad, nueve, del actual Ejecutivo. A Zapatero le han puesto un lazo rosa por haberse «sabido rodear» de ministras. Hay quien ha querido ver en ello, y en especial en el nombramiento de Carme Chacón como titular de Defensa, una cuestión de maquillaje progresista. Si hay algo de eso, también es verdad que la decisión al final va contra los resabios machistas más fuertes. De todo ello se lleva discutiendo toda la semana en múltiples foros. Los que de paso hablan de bajas maternales, de la dedicación a los hijos, de la conciliación de la vida personal y laboral... Los rotativos italianos han dicho que, en España, «el gobierno es mujer». En Portugal hablan de las «mujeres al poder». En Francia desempolvan la foto de Chirac rodeado de ministras. Silvio Berlusconi parece temer que lo difícil dentro de poco sea elegir a un ministro y ha ofendido hasta a los hombres con eso de que «nuestras mujeres son más guapas que las de la izquierda». Como si el poder hiciera sexy a quien no lo es. A otras preocupaciones, en el trabajo y en casa, están las titulares del nuevo Gobierno.
CRISTINA GARMENDIA
Ciencia e Innovación
Concilia ella, concilia él
'Ser mujer de' es el sambenito que «con sincera alegría» lleva colgado consigo Rubén Celaya, el marido de la ministra de Innovación, que ocupa la vicepresidencia de la armadora Grupo Amasua. «Este tipo de retos le ilusionan, aunque ahora tendrá una agenda a tope. Cristina tiene el teléfono tan colapsado que hasta a mí me resulta a veces difícil contactar con ella estos días, pero estoy convencido de que su familia seguirá siendo su primera prioridad, porque tiene un sentido de la responsabilidad en desuso, y no exagero», sostiene Celaya. El matrimonio tendrá que «ajustar» algunas piezas para no perder de vista a sus dos hijos, Teresa y Ander, de 11 y 13 años. «Yo trabajo medio año en Argentina y, aunque tenemos ayuda doméstica en casa, ahora será más difícil combinar».
Garmendia siempre ha tratado de cumplir una rutina: desayunar y cenar siempre en casa, y comer, al menos una vez a la semana, con los suyos. «Lo que no puedo evitar siempre es llevar trabajo a casa. Creo que conciliar la vida personal con la laboral es más permisivo para una mujer que para un hombre. Por ejemplo, si la fecha de una reunión coincide con la función de ballet de mi hija, renuncio a la reunión», ha confesado la primera ministra vasca en un Gobierno de España. A sus viajes de empresa ha llevado a sus hijos. «Es la oportunidad de que viajen y conozcan sitios diferentes». Tampoco le asusta el trabajo a la hija pequeña de Garmendia, Teresa: «Mi padre quiere que sea ingeniero, como él, pero a mí me gustaría ser diseñadora».
MAGDALENA ÁLVAREZ
Fomento
Política «recia» y madre «amantísima»
La ministra del AVE también es usuaria habitual del tren. Aunque lo utilizaba más antes, cuando vivía a caballo entre Andalucía y Madrid. Durante diez años, entre 1994 y 2004, Magdalena Álvarez se ocupó de las cuentas públicas de la Junta de Andalucía. «Cada fin de semana hacía malabarismos con el AVE para ir a ver a su marido y a su hija, por entonces una adolescente, a Madrid. Es una madre amantísima, cuando vivía en Sevilla hablaba todos los días con la niña y le preguntaba los deberes por teléfono. Afortunadamente tiene una pareja que ha estado donde ella no ha podido llegar».
De ese cuadrar agendas casi imposible durante toda la etapa de Álvarez como consejera de Economía de la Junta puede dar testimonio una mujer que fue su secretaria.
Ella sabe leer en el rostro de esta gaditana de 56 años «recia y vehemente», un carácter fuerte que endulza con buenas dosis de «naturalidad». «Un día llegó a trabajar en vaqueros y bambas y vino un periodista a hacerle una foto. Entonces ella preguntó: '¿alguien tiene una chaqueta'? Y se puso la de una secretaria. Ella es así». Álvarez, que tuvo que capear en otoño el temporal del caos ferroviario en Barcelona, ha sido ratificada por Zapatero para continuar con la expansión del AVE, una tarea que la que fuera su «manita» derecha durante una década no duda sabrá afrontar. «Es una trabajadora incansable, que no deja nada al azar, una mujer responsable y una gran gestora». También es una persona detallista. «Siempre felicita cumpleaños y santos».
MERCEDES CABRERA
Educación, Política Social y Deporte
«Pausada y buena cocinera»
El que porta en su cartera ministerial es un material sensible. Los siempre controvertidos asuntos relacionados con la Educación quedan para los próximos cuatro años en manos de Mercedes Cabrera, una de las ministras que repite con Zapatero y la que da la cara con la LOE y la polémica asignatura de Educación para la Ciudadanía. Quizá es el yoga que hace religiosamente cada mañana lo que ha forjado su carácter templado para lidiar con los asuntos delicados. «Es pausada y resolutiva, no desespera nunca», describen en la Fundación Pablo Iglesias, a la que esta «estudiosa incansable» y con cierto aire de profesora -lo fue del colegio Estudio de Madrid, en cuyos pupitres se sentó de niña- ha estado estrechamente ligada hasta su nombramiento.
El nuevo cargo con competencias añadidas -incorpora Políticas Sociales y Deporte- le obliga a una rutina exigente. A ella y a su familia. Cabrera, madrileña de 56 años, es sobrina del ex presidente Leopoldo Calvo Sotelo, está casada y tiene un hijo de 30 años que vive en Cambrigde y una hija de 25 que aún no se ha independizado. Pasa con ellos todo el tiempo que el cargo le permite. Y no es mucho cuando se habla de jornadas maratonianas que a menudo incluyen viajes. «Se levanta a las siete y como pronto llega a las nueve, para la cena», resume su marido, Carlos Arenillas, vicepresidente de la CNMV.
Antes de desvelar dato alguno sobre su mujer lo consulta con ella. Le da el visto bueno. Entonces él se presta a relatar que la ministra trata de preservar su privacidad -«en casa nunca han entrado los escoltas», asegura- y de hacer una vida familiar normal. «Nos gusta charlar, ver una buena película y estar con los amigos para desconectar, que no es fácil». A los suyos reserva la titular de Educación los fines de semana. «Los domingos comemos con el 'frente de las juventudes', o sea, con sus padres y mi madre. Cocina Mercedes, que le gusta y lo hace muy bien». Hace la compra los sábados en el mercado y cuando le toca a él «se hace por internet». Cuando no pueden, se encarga la hija. «Más que cuidarla, nos cuida ella a nosotros».
CARME CHACÓN
Defensa
La 'niña de Felipe', una «profesora rigurosa»
La imagen de una mujer embarazada de siete meses pasando revista a las tropas ocupó el martes las portadas de los rotativos. Nunca antes se había podido sacar esta foto. Carme Chacón, barcelonesa de 37 años, ya se ha apuntado una marca: es la primera ministra de Defensa de España -ayer estaba de viaje oficial en Afganistán- y acaba de ceder otra a Bibiana Aído, que se ha convertido en la política más joven en asumir una cartera ministerial. La que se autobautizó como 'la niña de Felipe' lleva ahora en su seno, al 'niño de Zapatero' -lo primero que el presidente le pregunta cuando habla con ella es '¿cómo está nuestro niño?'-, una situación cuanto menos excepcional al tratarse de una ministra con semejante cartera -manejará un presupuesto de más de 10.000 millones de euros y está al frente de más de 130.000 uniformados-.
Ha dicho recientemente de la maternidad que es «un estado maravilloso que te da energía» y no cree que incorporar los cuidados del bebé en su agenda sea más difícil para ella que para cualquiera. Quienes la conocen confían en que esta mujer de amplia sonrisa conseguirá ejercer de madre y ministra a la vez -ha dejado entrever que quizá su marido coja la baja por paternidad-.
«Le apetecía ser madre y sabrá conciliar ambas facetas». Así de seguro se muestra Xavier Arbós, decano de la Facultad de Derecho de la Universidad de Girona, donde Chacón impartió clases a finales de los noventa. Arbós da fe del apego de la ministra hacia su familia. «Está muy vinculada a su hermana, a sus padres, hablaba mucho de su abuelo... y le encantan los niños, sus sobrinos...», relata el que fuera su colega, quien también destaca las virtudes de Chacón en el ámbito docente.
«Es ordenada pero nada maniática, tiene una gran capacidad de trabajo y transmite convicción». En la Universidad la recuerdan como una profesora «rigurosa, que ni adoptaba una posición arrogante con los alumnos ni buscaba el coleguismo» y le auguraban a esta estudiante empollona «una carrera brillante». «La Universidad ha perdido un talento y la política lo ha ganado».
Mª TERESA FDEZ. DE LA VEGA
Vicepresidenta primera
Una referencia para las mujeres
Muchas mujeres ven en María Teresa Fernández de la Vega un interesante ejemplo a seguir. Quizá porque su curriculum está lleno de circunstancias excepcionales. Recientemente contaba en una entrevista que ya de niña se revolvía cuando su madre le mandaba hacer la cama de su hermano, que dejó plantado a un joven casi en el altar, que fue la única voz femenina en un grupo de hombres que en los años 70 se dedicaba a la política en la clandestinidad en una Barcelona en la que descubrió el significado de dos conceptos fundamentales: independencia y libertad personal. Éstos y otros episodios de una vida entregada a la política han moldeado a la persona a la que, por segunda legislación consecutiva, Zapatero ha confiado la vicepresidencia. En abril de hace cuatro años esta valenciana de 58 años escribió una página en la historia de la democracia española al presidir el Consejo de Ministros durante un viaje oficial del presidente a Marruecos. Nunca una mujer lo había hecho antes. «Después me reuní con todas las mujeres de Moncloa y nos tomamos un vinito para celebrar un acontecimiento histórico», comentaba a propósito de aquello. Con un destacado puesto en el primer plano del foco informativo, se ha revelado como un peso pesado del Ejecutivo socialista. A pesar de su aspecto físico frágil, únicamente atribuible a una delgadez que, asegura una política del PSE, «es natural porque María Teresa come mucho y es de las que unta». Su fortaleza reside en la mirada y los ademanes, que denotan seguridad. Y fe en una labor a la que se dedica con auténtica pasión. «No tener cargas familiares me da libertad para dedicarme a lo que me encanta», dice ella, a quien la soltería y el no haber sido madre no le priva de los afectos. «No he sentido frustración ni vacío. Tengo muy buenos amigos y un hermano con el que mantengo una relación extraordinaria».
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Elecciones Vascas 2012
Videos de Más actualidad
más videos [+]
Más actualidad
Vocento
SarenetRSS