Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Local

Estás en: diariovasco.com > Local
Debate en DV | La educación física en la enseñanza obligatoria
¿Hacen falta más horas de Educación Física en la escuela?
La polémica surge cuando se presenta ante la comunidad educativa el decreto que desarrolla el nuevo currículo vasco, donde se recogen las horas que se establecen para cada asignatura en la enseñanza obligatoria, es decir, Primaria y Secundaria. Con sorpresa se constata que el número de horas dedicadas a la Educación Física se reduce de forma más que sustancial. Un complicado escenario para la Gimnasia el que dibuja el decreto de Educación

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
San Sebastián. DV. Según el decreto de Educación, en Primaria se pasa de 2,5 horas a la semana, a 1,5 horas, y en Secundaria, de 2 horas semanales en cada uno de los cuatro años, a un modelo de mínimos que establece dos horas en los tres primeros cursos y una hora en el cuarto. La reducción es, por consiguiente, del 30% y del 40%, respectivamente, para la primera y segunda etapa de la enseñanza obligatoria. La ola de protestas se inició entre los propios profesores afectados y se extendió por toda la comunidad educativa hasta desembocar el día 11 de febrero en una huelga con la sensación de que el conflicto ofrece un escenario de difícil solución. A lo largo de este debate, Juan José Agirrezabala, en representación del Gobierno Vasco; Imanol Zubizarreta, por las asociaciones de padres de alumnos de los centros públicos; Juan Carlos Adot, que trae la opinión de los directores de los colegios de Primaria, y Fernando Garrigos, como portavoz de los profesores afectados por el recorte del número de horas dedicadas a esta asignatura, enmarcan el conflicto y apuntan sus respectivas alternativas.
Origen de la polémica: Una evidente reducción
– La polémica surge a raíz del decreto. ¿Cómo lo valoran respecto a la presencia de la Educación Física en Primaria y Secundaria?
– Imanol Zubizarreta. De la lectura del currículo se aprecia una considerable reducción respecto a la situación precedente. Sí es cierto también que se posibilita que los centros, en función de su autonomía, de alguna forma puedan dedicar más horas a aquellas materias que ellos crean necesario. Desde nuestro punto de vista, aunque estamos de acuerdo con que la autonomía del centro defienda esa posibilidad, pensamos que se parte desde un mínimo demasiado bajo.
– Fernando Garrigos. Pensamos que supone la desaparición de la Educación Física en la etapa escolar y la desaparición del desarrollo de la competencia motora básica ya para toda la vida. Para que haya un efecto mínimo en el desarrollo motor, debemos tener en cuenta que entre el nacimiento y los 16 años es la única etapa de desarrollo. Así que la reducción de horas nos parece un paso atrás en cuanto a la educación integral y básica de las personas. Se apuesta por las competencias instrumentales y se deja de lado otro tipo de competencias, lo cual genera un desequilibro.
– Juan José Agirrezabala. Si solamente vamos a la fotografía de lo que es la cuantificación de la Educación Física, si lo comparamos con lo anterior, sí que hay una bajada, ya que hasta ahora estaban contempladas dos horas y media y ahora se plantean dos horarios. Un horario de mínimos y un horario de referencia. El de mínimos ofrece, por una parte, una opción a la flexibilización en su adaptación al alumnado, y por otra, a la autonomía de los centros. En suma, se les dice a los centros que, según sus características, sus circunstancias y el contexto en el que se encuentren, tienen opción de decidir sobre lo que desean impulsar. Por otro lado, también se plantea un horario de referencia como un paquete cerrado en el que se indican las áreas y materias que deben trabajarse. En el horario de mínimos teníamos dos horas y media en cada nivel de Primaria y ahora se plantea una hora y media; y en Secundaria teníamos ocho horas, dos por curso, y ahora se plantean como mínimo cinco horas. Si vamos al horario de referencia, se plantean dos horas en el primer ciclo de Primaria, hora y media en el segundo y en el tercer ciclo, y en Secundaria, siete horas. Pero el Ministerio de Educación tiene una serie de competencias a la hora de definir el currículo y en esas competencias define también unos horarios: en Primaria, hora y media por año, que hemos respetado, y en Secundaria, cuatro horas. Aquí, en el horario mínimo hemos planteado una hora más y en el horario de referencia, tres horas más.
– Juan Carlos Adot. Es evidente que ha habido descenso en el horario de la Educación Física. Pero actualmente las exigencias de la sociedad con respecto al sistema educativo son cada vez más grandes. Cada vez hay que dar más cosas, aparecen conceptos nuevos..., y las horas que hay para trabajar son las mismas. O sea, currículo más grande, más asignaturas y mismo número de horas. Lógicamente, una parte tiene que perder. Y la que ha perdido es la Educación Física. Por otro lado, yo insisto en que habría que aumentar la autonomía de los centros y recortaría del horario mínimo todas las asignaturas, no sólo la Educación Física. De esta forma, quedarían más horas de libre disposición del centro para que cada cual, conociendo su alumnado y sus características sociales, pueda intentar mejorar sus resultados.
– Fernando Garrigos. La autonomía sirve para acercarse al entorno, pero me cuesta visualizar qué centro del País Vasco va a encontrar dificultades o deficiencias motrices en su entorno para utilizar esas horas de libre disposición. No vale, por tanto acudir a la autonomía. Ningún centro va a conceder media hora más dentro de este tiempo a la Educación Física.
– Juan José Agirrezabala. Con la autonomía, lo que damos es la posibilidad de que ese centro, en función de las características señaladas, pueda adecuar su currículo a esa situación. Va a haber un elemento importantísimo en breve. Es la evaluación de diagnóstico, que nos dará la fotografía de lo que cada centro es y, en función de las competencias que tiene que conseguir, a qué distancia está. Esa distancia es lo que definirá lo que el centro tiene que activar.
Las consecuencias: La salud de los chavales
– ¿Qué consecuencias, tanto de salud como laborales, se pueden derivar de la reducción horaria?
– Imanol Zubizarreta. En el tema laboral no entro, porque es un asunto que compete a sindicatos y Gobierno Vasco. Respecto a la salud, no sé hasta qué punto los padres somos conscientes de lo que supone la Educación Física. No sólo se trata del desarrollo motor, sino de formar en aquellos aspectos que guardan relación con la salud física de las personas, como la alimentación. El propio contenido de la asignatura es ahora bastante más amplio de lo que era hace quince años. Por eso, creo que si se reducen horas va a ser imposible cumplir con el objetivo de la asignatura.
– Fernando Garrigos. Los países que mejores resultados obtienen en la evaluación europea cumplen tres horas de educación física...
– Juan José Agirrezabala. ...eso no es así. Finlandia acredita que no es así.
– Fernando Garrigos. Los países mejor situados en el informe PISA tienen más horas que nosotros. Es claro que hoy en día la actividad física y la salud son dos conceptos que no se pueden separar. Si vamos a un centro educativo veremos que el 75% de las chicas no realiza actividad física fuera de sus instalaciones. Y la mitad de los chavales tampoco lo hace. Eso quiere decir que va a haber una repercusión en la salud. Sobre todo en las chicas. Las condiciones físicas de las nuevas generaciones no tienen nada que ver con las de los chavales de los años 70 y 80. Los de hoy en día no tienen un esquema corporal correcto. Otra cuestión. Yo estoy ahora en un centro de FP y las empresas no nos piden chavales muy cualificados, sino gente capaz de trabajar en grupo, con ganas y con iniciativa. Y yo creo que la Educación Física es fundamental para proporcionar estos valores. Es la asignatura de la acción y del trabajo en grupo. Son competencias que aporta la Educación Física. Y, por otro lado, debo dejar claro que nuestras reivindicaciones no son laborales.
– Juan José Agirrezabala. Cuando hablamos de la competencia de la salud estamos hablando no solamente de la Educación Física, sino también de otras áreas que inciden en ello. Yo puedo hacer mucho deporte, pero si estoy abusando de bollería industrial no sé cómo voy a conseguir ese equilibrio entre el deporte y la alimentación. Europa está hablando de esto, de la competencia de la salud, y ahí la Educación Física tiene una parte, pero también otras áreas y otras materias. Respecto a las consecuencias laborales, se dijo que iban a sobrar unos 600 profesores. Hombre, nosotros hemos hecho los números y eso no es así...
– Fernando Garrigos. ...eso a nosotros nos da igual. De verdad lo digo. Si hubiéramos ido a la reivindicación laboral, habríamos acudido a los sindicatos. Pero no va por ahí… No hay colectivo en la enseñanza tan vocacional como el nuestro. Priorizamos absolutamente el contenido y no el puesto de trabajo. El colectivo apuesta porque si en Secundaria la Educación Física se queda en nada, lo mejor que se puede hacer es quitarla. Regalamos la hora porque de lo contrario para los profesores va a suponer un sufrimiento. Nuestra demanda es que queremos trabajar, desarrollar lo que creemos beneficioso para los alumnos y que nos den herramientas para ello. Yo, profesor que he sido de Secundaria, si me dicen que tengo que dar una hora, sinceramente prefiero no darla. No voy a conseguir absolutamente nada.
– Juan Carlos Adot. Yo creo que ha cambiado la sociedad. Hoy en día, los chavales salen de Educación Primaria y los clubes entran a saco, de tal forma que aquellos que no son captados abandonan irremediablemente. Estamos, por tanto, ante un problema que incluso tiene una dimensión social. Se ha dejado la actividad deportiva en manos de los clubes y éstos solo quieren a los mejores. Y ahora los chavales o están en un club o no hacen deporte.
– Imanol Zubizarreta. Eso es cierto. Una vez que entra el club, un montón de chavales que hacían deporte, por hacerlo, dejan de practicarlo. Y sobre todo, las chicas, que a partir de los 12 o 13 años abandonan.
– Juan Carlos Adot. No obstante, siempre que hablamos de salud, nutrición o convivencia tendemos a cargar las responsabilidades en el sistema educativo. Pero no es el único responsable. Aquí también entran en juego otras administraciones y también hay responsabilidades particulares.
– Juan José Agirrezabala. Efectivamente, hay un rol específico que corresponde a la escuela, que es la educación y la formación. Y eso, aunque es muy general, se traduce en que tienen que adquirir unas competencias para la sociedad actual. A la escuela se le imputa todo, pero esas competencias no sólo se adquieren en la escuela, sino en la relación social. Y también ahí han de asumirse las responsabilidades.
Las posibles consecuencias: El papel de la Religión
– ¿Cuál es la posibilidad de reconducir la situación? ¿Por dónde deben llegar las soluciones, si las hubiere?
– Imanol Zubizarreta. En el debate de la carga horaria habría que introducir otro debate, que es el de la presencia de la educación de la Religión. Como padres y madres de la escuela pública sí tenemos claro que, tal y como está ahora la obligatoriedad de la clase de Religión, distorsiona de forma importante la aplicación curricular. Según datos 2004-2005, en Primaria el 39% del alumnado da Religión; y en Secundaria, el 27%. Es posible que hoy en día los porcentajes sean más bajos. Eso supone un problema. Lo que nosotros demandamos es que la Religión salga del horario lectivo porque está distorsionando de forma importante el resto de la aplicación del currículo. Por ello, vamos a plantear el tema de la sexta hora para que, fuera del horario lectivo, se dé Religión en las escuelas, o refuerzo educativo o incluso refuerzo en lengua materna. Sacando Religión del horario lectivo habría posibilidad de dar entrada y solución a otras materias que consideramos más prioritarias. Con ese tiempo liberado del horario lectivo habría posibilidad de ampliar el horario para la Educación Física. Creo que eso es posible.
– Juan Carlos Adot. Nosotros también hemos reivindicado que la Religión salga del horario lectivo y que se dé en la sexta hora. Eso sería una solución. Con ello dispondríamos de dos horas de margen para dar gimnasia o lo que fuera. Si no se pudiera sacar, sí que podría reducir a una hora y con ello aumentar el horario de gimnasia.
– Juan José Agirrezabala. No se ha hecho esto porque no podemos. En las competencias del currículo, Madrid fija un 55% y nosotros tenemos un 45%. En ese 55%, Madrid nos dice que es de obligado cumplimiento, y por tanto normativa básica, una hora y media de Religión. Al ser de normativa básica, no podemos bajar de esa hora y media de Religión. Efectivamente, la Religión es de oferta obligatoria, la tienen que dar todos los centros, y es opcional para las familias. Hay familias que lo aceptan y para las que no, el centro tiene que ofrecer una alternativa…
– Fernando Garrigos. No me voy a posicionar sobre si tiene que reducirse la Religión, o no. Pero creo que deberían abrirse unas cuantas puertas. Madrid reclama el 55% y nosotros nos quedamos con el 45%. Pero la Ley de Educación permite que, en las comunidades con una lengua cooficial, se pueda detraer de cualquiera de las áreas hasta una cantidad no superior a 35 horas. Es decir, que si detraemos esas 35 horas de la Religión, lo que es perfectamente legal, no estaríamos hablando de respetar o no los mínimos de hora y media. A no ser que haya otro pacto escrito entre la Iglesia y el Estado en este sentido…
– Juan José Agirrezabala. Eso no es legal. Estamos ante normativa básica. Y hay que respetar los mínimos establecidos.
– Fernando Garrigos. Se dice en uno de los anexos de la ley. Por lo menos en Secundaria, de esa manera liberaríamos horas de Religión. Lo que no podemos hacer es sacar esta asignatura del sistema educativo.
– Imanol Zubizarreta. Yo no digo eso. Somos conscientes de que la ley está ahí. Pero, ofertando la Religión, se puede dar fuera del horario lectivo. Hay comunidades, como Asturias, que ya lo han planteado. Es decir, que se dé la Religión de 4.30 a 5.30 de la tarde. Y quien quiera ir, que vaya: ¿Qué problema habría?
– Juan José Agirrezabala. Sí, hay problema, y problema legal. Es una circunstancia que hemos consultado.
– Imanol Zubizarreta. Sí, pero también dice el currículo que un centro puede ampliar su horario lectivo e incluir en esa ampliación las horas de Religión. Y eso si que no es un problema. Nosotros sólo vemos esta solución real y a corto plazo.
– Fernando Garrigos. Al margen de la Religión, el primer paso en toda esta polémica tiene que partir del conocimiento de la utilidad de la asignatura. Entiendo que, por lo menos verbalmente, todo el mundo reconoce la necesidad de que la Educación Física esté en el currículo. Pero hay que saltar de las palabras a los hechos. Y en este salto hay que ver qué condiciones debe tener la asignatura para que realmente sea beneficiosa. Estudios científicos dicen que los chavales deben hacer ejercicio físico al menos una hora al día. Y estos estudios señalan también que al menos el 50% no lo hacen. El sistema educativo debería ofrecer al menos tres horas de Educación Física a la semana. En la propuesta anterior había dos horas y media a la semana en Primaria y dos en Secundaria. Nosotros aceptamos eso, aunque no renunciamos a reivindicar las tres horas, porque creemos que es necesario. E incluso estaríamos dispuestos a aceptar las dos horas, de arriba abajo. Pero vemos que en este momento todo el mundo está atrincherado en su posición: Kristau Eskola dice que no le toquen la Religión; Partaide, que no le toquen ni la autonomía ni el euskera; la escuela pública, que no se toque nada, salvo la Religión. Hay un excesivo atrincheramiento…
– Juan José Agirrezabala. La elaboración del currículo ha supuesto un trabajo de mucho esfuerzo, de muchas horas y de mucha gente. Pero, en cuanto a las posibilidades de reconducir la situación, he de decir que hasta ahora hubo una negociación con dos interlocutores de la asociación de licenciados en las que el Departamento comprometió dos cuestiones: que el horario mínimo se iba a desarrollar en dos sesiones, y que en función de las 73.000 firmas, se iba a recomendar a los centros que garanticen el horario actual. Ahí vi un principio de acuerdo, pero llegó otra propuesta: dos horas y media o movilizaciones. Y luego la propuesta de dos horas en todos los niveles. Ahora estamos en esta fase. Han hecho una solicitud y nosotros estamos haciendo una ronda con los distintos agentes educativos.
– Por consiguiente, ¿de persistir esta situación, que pasaría el próximo curso?
– Juan José Agirrezabala. En las instrucciones de inicio de curso constará que la Educación Física se hará en dos sesiones semanales, con una recomendación a los centros para que sean coherentes y garanticen esta presencia. En esta situación, el escenario que contemplamos es no cambiar el decreto e incidir en estas instrucciones.
– Imanol Zubizarreta. Vemos que como existe posibilidad de ampliar el horario lectivo del centro, vamos a intentar proponer que la Religión vaya en dicha ampliación.
– Fernando Garrigos. Respecto a las recomendaciones, pensamos que sencillamente muchos no la van a poder llevar adelante. La aplicación será complicada.
Cuatro preguntas personalizadas
- ¿Qué formación y responsabilidades tiene un profesor de educación física?
- Fernando Garrigos. Magisterio o licenciatura en el IVEF. En cuanto a las responsabilidades, la Educación Física es un instrumento que utilizamos para educar en competencia, que es lo que cualquier otro profesor hace. Un detalle: un profesor de Educación Física puede detectar una desviación de columna de un niño antes que su padre.
- ¿Qué peso debe tener el deporte en la asignatura?
- Juan Carlos Adot. Las cosas han cambiado mucho en los últimos años. El deporte es parte de la Educación Física, pero sólo parte. La competición está fuera del sistema educativo, por lo que se contempla el deporte como medio para aprender una serie de valores, como trabajo en equipo, respeto al contrario, aceptación de las normas.... Yo diría incluso que se da tan poco deporte que incluso supone una queja que los padres transmiten.
- ¿Los padres deberíamos hacer autocrítica respecto a la idea de la competitividad deportiva?
- Imanol Zubizarreta. En principio, el tema de la competitividad no sólo es aplicable a los padres; está presente en todos los ámbitos de la vida. Pero en la educación física no está presente la competitividad, sino de lo que se trata es que el profesor sepa sacar a cada alumno lo mejor de sí mismo en función de su propia condición física. Y se intenta transmitir valores, que es algo muy positivo. Y sí es verdad que el deporte escolar se está convirtiendo en algo muy competitivo y mucha culpa de ello la tenemos los padres y madres, cuando en realidad lo que tenemos que defender es que en las clases de educación física la competitividad se quede en la puerta.
- ¿Existe la posibilidad de un replanteamiento de las horas de la educación física?
- Juan José Agirrezabala. La jornada de huelga fue secundada por el 39,3% del profesorado de educación física de los centros públicos. Es decir, 323 profesores de un total de 821. En cuanto a las 73.000 firmas, que algunos dicen que son 75.000, las estamos contando y estamos viendo quién ha firmado. En la red concertada, el paro fue nulo. Reitero que en este momento, hay una oferta encima de la mesa. El departamento dice que, por una parte, el horario se dé en dos sesiones y, por otra, recomienda a los centros que lo cumplan. Hasta ahí llega nuestro compromiso.
mgarcia@diariovasco.com
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Videos de Gipuzkoa
más videos [+]
Gipuzkoa
Vocento
SarenetRSS