Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

San Sebastián

SAN SEBASTIÁN
Demolición de la villa Sobrino
08.02.08 -
Vota
0 votos

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
La casa Sobrino, que Javier Carvajal proyectó y construyó en San Sebastián en 1971, está actualmente en proceso de demolición. Esta obra es, seguramente, el único ejercicio de «caserío» contemporáneo, desmaterializado y llevado a la ciudad que teníamos en el País Vasco. Masivo, negro y potente desde la lejanía del Paseo Nuevo; frágil, leve y artesanal en la distancia corta.
Era, junto con el Kursaal de Moneo, la obra de arquitectura más interesante de la ciudad de los últimos 50 años. Las chapuzas que año tras año van emergiendo por el tejido de la ciudad se mantienen indiferentes. Nos hemos quedado prácticamente huérfanos.
Es además -y esto es un comentario personal-, el edificio en el que más me fijé (el único) en mis trayectos a la ikastola cuando nos llevaban en autobús -que llegaba hasta el funicular de Igeldo para dar media vuelta-, todos los días desde que tenía 6 ó 10 años. Es mi más preciada referencia arquitectónica local que acarreo desde la infancia. Me sorprendían esos balcones sin suelo, en las esquinas. Es la primera vez que vi una fachada levitar, sin yo darme cuenta.
La Villa salió a subasta hace unos años pero a las administraciones, por lo visto, no les pareció interesante esta obra. A la Delegación de Guipúzcoa del Colegio de Arquitectos Vasconavarro no se le ocurrió, por ejemplo, adquirirla para ubicar allí una sede cultural para el Colegio.
Los actuales propietarios son los mismos del hotel de la parcela contigua -un hotel de factura seudoafrancesada dieciochesca, con sendas esfinges egipcias a cada lado del acceso-. Por lo visto, en un principio pretendían realizar la ampliación del hotel, manteniendo, por lo menos, el aspecto exterior de la villa. Hubiese sido relativamente fácil y viable mantener la casa en su organización general. Incluso hubiese sido factible (y hermoso) encargar la reforma interior al mismo Javier Carvajal.
Pero las administraciones alegaban que no podía haber dos hoteles a menos de 50 metros de distancia uno del otro, cuando, en realidad, se trataba del mismo hotel, compuesto por dos edificaciones.
La solución final ha sido, por lo tanto, más contundente y literal: viendo la imposibilidad de realizar la ampliación del Hotel, han demolido la casa Sobrino para construir una vivienda bifamilar, Es decir, prácticamente lo que ya existía antes.
La demolición se ha llevado a cabo dentro de la legalidad, estando la licencia de demolición aprobada en julio de 2007. El edificio no tenía ningún grado de protección aunque iba a ser incluido en la lista que se estaba actualizando. Faltaba llevarlo al Pleno del Ayuntamiento en el cual, con toda garantía, la casa Sobrino hubiese sido incluida en el Catálogo de Protección. Nos hemos quedado a uno o dos plenos de tener esta magnífica obra protegida. No ha habido prisa ni voluntad.
Ekain Jiménez es arquitecto, y 18 firmas más: José Ángel Medina, Miguel A. Alonso del Val, Conrado Capilla, Pucho Vallejo, Inmaculada Jiménez, Rubén Alcolea, Jorge Tárrago, Carlos Docal, Javier Antón, Santiago Sánchez, Laura García, Jaime Mancebo, Patxi Lapetra, Alejandro Adrián, Darío Camisay, Juan Luis Roquette, Juan Luis Oroz, Belén Beguiristáin
Videos de Gipuzkoa
más videos [+]
Gipuzkoa
Vocento
SarenetRSS