Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Viernes, 19 septiembre 2014

Sociedad

AL DÍA
«Podemos hallar el origen de una arritmia navegando con electrodos por el corazón»
02.02.08 -
Vota
0 votos

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
«Podemos hallar el origen de una arritmia navegando con electrodos por el corazón»
Nuevos tratamientos, cirugía que permite moverse dentro del corazón mediante electrodos, trasplantes, dispositivos eléctricos... La medicina cardiovascular ha avanzado de forma meteórica, si bien la investigación todavía tiene mucho que aportar.
- ¿Por qué razón las enfermedades cardiovasculares son las de mayor prevalencia e incidencia?
- Ramón Querejeta. Desde que en el siglo XX se redujo drásticamente la mortalidad por enfermedades infecciosas gracias al descubrimiento de los antibióticos, las enfermedades cardiovasculares y el cáncer se sitúan a la cabeza de las que mayor número de fallecimientos provocan. En los últimos años no se observa mejoría en la incidencia (número de casos nuevos cada año) debido a que no hemos sido capaces de controlar adecuadamente los factores de riesgo cardiovascular; de ahí la importancia de hacer campañas de salud pública. En este sentido, estamos profundamente preocupados por el impacto futuro que tendrá la obesidad, específicamente la infantil, en la incidencia de enfermedades cardiovasculares. Pero la prevalencia, esto es, el número de casos por cada millón de habitantes, aumenta año tras año porque ha aumentado la esperanza de vida de los pacientes, ha aumentado la edad media de la población y porque se ha reducido la mortalidad, con lo que un buen número de personas que antes fallecían prematuramente pasan a una fase crónica de la enfermedad.
- A pesar de que las enfermedades del aparato circulatorio son la primera causa de muerte entre las mujeres (40%) y la segunda entre los hombres (30%), en general las tasas de mortalidad han decrecido en las dos últimas décadas. ¿A qué obedece este descenso?
- Ramón Querejeta. Sobre todo al éxito de las medidas de tratamiento, tanto en lo que se refiere a fármacos, como a técnicas de revascularización coronaria a través de catéteres, cirugía de derivación aortocoronaria, dispositivos eléctricos (marcapasos, desfibriladores, resincronizadores), etcétera. Sin embargo, otros medios o bien son limitados por el escaso número de personas a quienes puede ofrecerse, como es el caso del trasplante cardíaco (menos de 300 personas/año en España) o bien se hallan en periodo de investigación, como es la terapia con células madre.
- Antes de entrar en el contenido de la investigación cardiovascular, convendría explicar qué es la cardiopatía isquémica y la insuficiencia cardiaca. Y cuál es el grado de afectación de ambas enfermedades en nuestro territorio.
- Francisco García Urra. La sangre circula continuamente por el organismo, llevando oxígeno y nutrientes a los diferentes órganos y tejidos. Para que esto sea así, la naturaleza ha dispuesto un instru- mento que lo lleve a cabo, el corazón; éste actúa como una bomba hidráulica, recogiendo y expulsando sangre. Para que todo este proceso se lleve a buen término el corazón necesita contraerse (sístole) y relajarse (diástole) un numero determinado de veces (entre 60 y 100 por minuto). Como norma general, cuando el corazón enferma en su capacidad como bomba hablamos de insuficiencia cardiaca (se contrae o se relaja mal), y cuando lo hace en la frecuencia decimos que existe una arritmia (el corazón trabaja lenta o rápidamente). Para que el corazón funcione bien necesita oxigenarse y nutrirse; cuando falla el riego que se lo suministra, hablamos de cardiopatía isquémica. El grado de afectación en la población es muy alto y sobre todo es edad-dependiente; es decir, a mayor edad tenemos más probabilidad de padecer una, dos o incluso todas. La edad crítica podríamos decir que se inicia alrededor de los 65 años.
- Su programa de Epidemiología pretende establecer una base de datos fiable en Gipuzkoa sobre hábitos de vida, cardiopatía isquémica, insuficiencia cardiaca y arritmias para conocer la realidad de estas enfermedades e intentar prevenirlas. ¿No se disponen de datos suficientes o se trata de profundizar en algún aspecto concreto?
- Francisco García Urra. El sistema de salud del Gobierno Vasco dispone de muchos datos globales referentes a estas enfermedades, pero no de todos los que nos gustaría tener. Además, debemos buscar, si es que existen, hechos diferenciadores en nuestro entorno más cercano, es decir, nuestras propias peculiaridades.
- ¿Qué se investiga sobre la insuficiencia cardiaca (IC)?
- Ramón Querejeta. Esta enfermedad ha pasado a representar una auténtica epidemia cardiovascular en el siglo XXI. Hay que tener en cuenta que si consideramos a las personas de alrededor de cuarenta años, una de cada cinco presentará IC en algún momento de su vida. Se debe fundamentalmente a las consecuencias a largo plazo del infarto de miocardio y de la hipertensión arterial. Por lo tanto, gran parte de los esfuerzos investigadores se han centrado en esta entidad, que mata a un 20% de las personas que la padecen cada año y que es la que mayor coste supone para los sistemas sanitarios de Europa y Estados Unidos. La investigación se centra sobre todo en el estudio de los mecanismos implicados en la enfermedad (lo que se conoce como fisiopatología) y en la identificación de nuevas terapias que permitan mejorar la calidad y esperanza de vida de estos pacientes.
- Las arritmias son un problema de salud frecuente. ¿Por qué se producen y en qué se centra la investigación en este apartado? ¿Ha habido en los últimos años una revolución en el tratamiento?
- Francisco García Urra. Efectivamente, son un problema frecuente entre la población, pero lo importante es discernir las formas leves de las moderadas y graves. Las causas que las provocan pueden ser múltiples: procesos degenerativos propios de la edad, lesiones congénitas del corazón, afectaciones primarias de las células cardiacas, falta de riego al corazón (infarto de miocardio, angina de pecho), trastornos metabólicos y electrolíticos del organismo. En este aspecto ha habido una auténtica revolución ya que disponemos de unas herramientas diagnósticas capaces de localizar el origen de la arritmia de manera muy precisa, navegando con electrodos por dentro del corazón para eliminarla mediante ablación con una fuente de calor. En este aspecto, estamos trabajando en encontrar navegadores más precisos, más fáciles de manejar y mas rápidos.
- Encontrar marcadores, o biomarcadores, es un reto de la investigación biomédica. En concreto, su apuesta se centra en biomarcadores para la insuficiencia cardiaca causada por hipertensión. ¿Cómo funcionarían?
- Ramón Querejeta. Clásicamente se había admitido que los pacientes con más síntomas y aquellos con el corazón más debilitado eran los que tenían mayor riesgo. Esto es evidente y sigue siendo así, pero en los últimos años hemos venido describiendo una serie de sustancias presentes en la sangre de estos pacientes que nos «hablan» del nivel de afectación estructural del corazón. Tienen que ver con la arquitectura del corazón, con proteínas de supervivencia y de muerte celular. Estamos estudiando el valor de estas sustancias en el pronóstico de los pacientes y, a la vez, estudiando la posibilidad de que alguna o algunas de ellas puedan modificarse con fármacos de forma favorable.
- El infarto no avisa. ¿Se llegará a poder detectar precozmente con el fin de poner los medios para que no se produzca?
- Francisco García Urra. Esa aseveración no es cierta ya que en la mayoría de los casos sí avisa y lo hace mediante la angina de pecho. Por ello es muy importante reconocer los síntomas y para esto son indispensables las campañas de divulgación. En cualquier caso, una vez diagnosticada la angina de pecho, deberíamos actuar lo antes posible, ya que así prevendríamos el infarto de miocardio.
- ¿Cuáles son esos síntomas que deben conocerse?
- Francisco García Urra. Ante cualquier dolor torácico brusco sin causa aparente, que se acompaña de malestar general, por lo menos hay que consultar a un médico.
- Actualmente se puede intuir quiénes son los que tienen más papeletas para sufrir un infarto (factores de riesgo), pero también hay personas con una vida razonablemente sana, incluso deportistas, que sufren estos problemas... jugadores de fútbol que caen fulminados, corredores de fondo, etc.
- Francisco García Urra. En este tema observo cierta confusión, pues se mezclan conceptos diferentes. Los médicos hablamos de esta patología como muerte súbita. Es verdad que si juntamos a toda la población la causa número uno es la cardiopatía isquémica, pero si sólo observamos a sujetos jóvenes, deportistas o no, las causas no suele ser de origen isquémico (falta de riego), sino que obedecen con más frecuencia a trastornos primarios, congénitos o no, de las células cardiacas. La localización de estos individuos jóvenes, sanos, con riesgo de muerte súbita no es una tarea fácil y es motivo de investigación en búsqueda de marcadores fiables, ya que diagnosticados a tiempo disponemos de tratamientos adecuados.
- Del interés que tiene la investigación multicéntrica o, en sinergia con otros grupos de investigación, ustedes pueden dar cuenta. En concreto, algún programa lo realizan con varias instituciones. ¿Qué importancia le conceden a esta forma de trabajo?
- Ramón Querejeta. La actividad investigadora de nuestro servicio adquiere nivel de calidad internacional a partir de 1999 y ello ha sido gracias sobre todo a la capacidad que hemos tenido de aglutinar en unos pocos proyectos de alto nivel, con varios subproyectos, a médicos de Atención Primaria, cardiólogos clínicos, cardiólogos hemodinamistas, investigadores básicos, biólogos, esta- dísticos y genetistas pertenecientes a Centros de Salud de Gipuz- koa, al Hospital Donostia, a la Policlínica Gipuzkoa, al Instituto Oncológico y al Centro de Investigación Médica Aplicada de la Universidad de Navarra. Dos pasos previos para este tipo de coparticipación sinérgica son la fe en el proyecto y la elaboración pormenorizada de protocolos de modo que cada integrante del grupo sepa cuál es exactamente la aportación que de él se espera. Cada miembro forma parte de la cadena, que no puede romperse. Los pasos siguientes son cierta labor de liderazgo, paciencia, trabajo y perseverancia.
- ¿No creen que es una situación «injusta» que la investigación biomédica se esté desarrollando en el «tiempo libre» de que disponen los facultativos, ya que su principal labor es la asistencial? ¿Tan difícil resulta liberar a los investigadores para que se dediquen exclusivamente a esta labor?
- Ramón Querejeta. La cuestión no es solamente si es injusta o no esta situación. Al fin y al cabo la actividad investigadora forma parte de la profesión y resulta apasionante. La cuestión fundamental es que este sistema es ineficiente. Es preciso profesionalizar la investigación biomédica y es necesario que los profesionales con interés y con trayectoria investigadora de calidad encuentren ayudas por parte del sistema sanitario, a la vez que se van promocionando a los nuevos investigadores. Es más, el sistema debe cargarse de buenas razones para que el alumno de Medicina considere seriamente la investigación biomédica como una alternativa profesional atractiva. Por lo que respecta al Hospital Donostia, el futuro Instituto de Investigación, actualmente en estado embrionario pero madurando rápidamente, promete convertirse en una plataforma que facilite la labor y potencie a los profesionales interesados en averiguar por qué se produce la enfermedad y cómo mejorar a los pacientes.
Videos de Más actualidad
más videos [+]
Más actualidad
Vocento
SarenetRSS