Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Sociedad

AL DÍA
Gipuzkoa restringirá la pesca de truchas para frenar el descenso de ejemplares
Vota
0 votos

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Gipuzkoa restringirá la pesca de truchas para frenar el descenso de ejemplares
Dos pescadores en el río Araxes. [MIKEL FRAILE]
san sebastián. DV. La población de truchas existente en Gipuzkoa se encuentra en declive y la Diputación estudiará junto a la Federación de Pesca diversas medidas restrictivas para frenar la disminución de ejemplares.
Navarra presenta la misma situación. Su Gobierno se plantea prohibir la pesca en las cuencas del Norte, con la consiguiente repercusión en los numerosos aficionados guipuzcoanos que se desplazan al territorio vecino.
En Gipuzkoa, no se prevé adoptar de momento una decisión tan drástica, pero sí restringir la captura de ejemplares. La veda se abrirá el 23 de marzo y se cerrará el 30 de julio.
La Diputación realiza desde 1994 un seguimiento anual de la población. Se efectúan 22 puntos de muestreo en los que se estudia la densidad de ejemplares, la edad, el tamaño y la reproducción.
Íñigo Mendiola, responsable foral de Fauna Silvestre, explica que en base a estos datos «podemos afirmar que en los últimos años las poblaciones de trucha de Gipuzkoa, al igual que en Navarra, se encuentran en declive. Los años 2006 y 2007 han sido de mala reproducción y el conjunto de la población ha tenido una tendencia desfavorable». Mendiola añade que los datos con los que cuenta la Diputación son «preocupantes» y obligan a tomar medidas para intentar salvaguardar las poblaciones de trucha.
Recientemente se celebró el Consejo de Pesca de Gipuzkoa, donde se analizaron diversos temas en relación con la temporada del presente año. Mendiola explica que teniendo en cuenta la situación de las poblaciones de trucha «vamos a convocar, de acuerdo con la Federación de Pesca de Gipuzkoa, un consejo extraordinario para tratar este tema e intentar adoptar medidas concretas tendentes a proteger las poblaciones de nuestros ríos, contando con el consenso de los pescadores».
La Diputación tramita al año en torno a 4.000 licencias de pesca y la Federación cuenta con entre 1.200 y 2.000 socios.
Más tramos de veda
El responsable foral señala que en nuestro territorio no se tiene por qué llegar a prohibir la pesca. «Hay que tener en cuenta las diferencias entre Gipuzkoa y Navarra. Medidas como la prohibición de la pesca debemos estudiarla y en su caso adaptarla a nuestras condiciones».
Entre las medidas restrictivas a adoptar, Mendiola señala la posibilidad de ampliar los tramos vedados, favorecer la extensión de zonas dedicadas a la pesca sin muerte, reducir los cupos y analizar las modalidades.
Mendiola indica que la Diputación desconoce cuáles son las causas directas del descenso del número de truchas. En todo caso, asegura que la limitación de la pesca «siempre va a suponer una ayuda a las poblaciones. Se va a evitar la extracción de ejemplares, favoreciendo su reproducción en el río».
Respecto a la posibilidad de que los vertidos y la contaminación hayan hecho mella en la fauna piscícola, el responsable foral afirma que la calidad del agua de los principales ríos de Gipuzkoa ha mejora de forma sustancial en las últimas décadas. Añade que gracias en gran parte a las obras de saneamiento, «importantes tramos, anteriormente prácticamente muertos, cuentan hoy con vida e incluso con gran número de peces. Sin embargo, la trucha es una especie muy exigente que requiere que los ríos en los que vive se encuentren en buenas condiciones, con aguas de calidad y en suficiente cantidad. Estos son los que se dominan tramos salmonícolas, donde la trucha es la principal especie piscícola y donde se desarrolla en buenas condiciones». En este sentido, señala Mendiola, la puesta en marcha de «un buen número de minicentrales ha supuesto sin duda una alteración de las condiciones de los ríos y tramos salmonícolas, en especial reduciendo la cantidad de agua en muchos tramos».
En opinión del responsable foral, la repoblación de truchas con la suelta de alevines es una solución parcial. «La Diputación, en colaboración con la Federación y las sociedades, realiza sueltas de truchas en zonas donde hay condiciones para que haya buenas poblaciones y en donde no supongan un riesgo para las poblaciones existentes. Se sueltan truchas que los pescadores pueden capturar».
Mendiola explica que la repoblación en Gipuzkoa se realiza con alevines de truchas genéticamente diferentes a las autóctonas. «Pueden entrar en competencia y además mezclarse, reduciendo la población de ejemplares autóctonos. De ahí que haya que tener cuidado a la hora de introducir alevines». La razón de no efectuar repoblaciones con alevines de truchas autóctonas se debe al elevado presupuesto que se requiere.
Salmones
La trucha ha adquirido protagonismo ante su declive, pero el rey del río es el salmón. Tras unos años en los que su recuperación presentaba datos positivos, parece que esta línea se ha quebrado. Anualmente, se sueltan del orden de 20.000 ejemplares procedentes de piscifactorías.
«Los últimos tiempos no están siendo muy buenos -explica Mendiola-, sin duda por la falta de agua en momentos críticos para la remontada desde el mar. En cualquier caso, tanto en el Oria como en el Urumea continúa habiendo entrada anual de salmones. En concreto, en el 2007 hemos contabilizado 42 en el Oria y 60 en el Urumea».
En Gipuzkoa no se autoriza la pesca de salmones, excepto en ocasiones puntuales. Sólo está permitida en el Bidasoa y el tramo más importante se regula bajo la normativa navarra.
Videos de Más actualidad
más videos [+]
Más actualidad
Vocento
SarenetRSS