Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Cultura

HELENA ORCOYEN | SOPRANO
«En el mundo del canto hay que ir poco a poco, no puedes precipitarte»
La cantante tolosarra acaba de ganar, con 21 años, el Concurso Permanente de Juventudes Musicales de España
Vota
0 votos

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
«En el mundo del canto hay que ir poco a poco, no puedes precipitarte»
La soprano Helena Orcoyen posa junto a su piano. [MIKEL FRAILE]
Desde niña tuvo muy claro que quería cantar y con 7 años entró en el coro Hodeitruk de Tolosa. En la actualidad continúa estudiando en el Conservatorio Francisco Escudero de Donostia y sueña con poder vivir de la lírica. Este año ha ganado el Concurso Permanente de Juventudes Musicales de España, el único multidisciplinario en el país y que se celebra desde 1979.

- Usted empezó a cantar con 7 años en el coro Hodeitruk de Tolosa. Supongo que siendo tan pequeña sería una decisión familiar...

- La verdad es que no. Yo tenía muy claro que quería cantar y, de hecho, mis padres pensaban que era demasiado pronto para entrar en un coro. Me empeñé y lo conseguí. Estuve en Hodeitruk varios años y tengo un recuerdo fantástico. Íbamos a concursos, hacíamos excursiones y disfrutaba muchísimo. Para mí, además, era la única manera de poder cantar, que me entusiasma. Por eso, me aprendía las partituras enseguida.

- ¿Tan claro tenía que quería cantar?

- Sí, porque la ópera me ha llamado siempre la atención, desde muy niña. También me gusta la zarzuela y la canción, pero la ópera me encanta.

- Cuando dejó el coro, empezó a estudiar canto en Ordizia con Amalia Ibáñez.

- Así es. Yo quería tener un profesor de canto y por mediación de mi tía me recomendó hacerlo con ella. Me ayudó mucho y cuando pasó un tiempo, Amalia me recomendó que pensara en otra persona para seguir estudiando, porque veía muy claro que yo tenía que hacer la carrera de canto.

- Y ahora continúa estudiando en San Sebastián.

- Estoy en el Conservatorio Francisco Escudero con la soprano Inmaculada Martínez y estoy muy contenta. Al principio me imponía un poco ir al conservatorio, pero luego te das cuenta de que todos somos como una familia. El día que me tenga que marchar me dará mucha pena, pero tendré que hacerlo si quiero hacer estudios superiores.

- ¿Dónde le gustaría seguir su formación?

- No lo sé muy bien. Quizá en Musikene, pero tiempo al tiempo. Todavía estoy haciendo cuarto curso y me quedan dos años para terminar los estudios de Grado Medio.

- Sin embargo, y aunque todavía está empezando, ya ha cantado en escenarios como el Palacio Euskalduna de Bilbao. ¿Cómo consiguió ese trabajo?

- Hicieron una prueba en todos los conservatorios y me seleccionaron para interpretar las Canciones vascas de Sorozábal en una pequeña gira y canté también en Bayona y Madrid. Disfruté muchísimo.

- ¿Qué siente al enfrentarse a un auditorio como el Euskalduna? ¿Pasa nervios?

- Yo pensaba que el Euskalduna me iba a imponer mucho más. Sin embargo, me pareció acogedor y estuve muy cómoda. A mí me encanta tener público y no me pongo nada nerviosa. Siempre notas una sensación extraña en el estómago unos minutos antes de salir al escenario, pero cuando estoy ahí, incluso antes de empezar a cantar, sólo escuchando el silencio previo, se me pasa todo. Disfruto muchísimo encima del escenario.

- Ahora, como ganadora del Concurso Permanente de Juventudes Musicales de España, volverá a tener la oportunidad de cantar en varios escenarios. ¿Qué supone haber conseguido este premio?

- Me abre muchas puertas, porque es un concurso muy importante y no sólo para cantantes, sino para todo tipo de instrumentistas. Gracias a este premio podré ir cogiendo tablas, porque nos dan 6.000 euros para una gira de conciertos. Es importante porque te permite ir dándote a conocer.

- ¿Es imprescindible presentarse a concursos para abrirse camino?

- Sí, pero hay que tener en cuenta que no siempre puedes ganar, o incluso llegar a la final. Hay gente que se merece vencer y no lo consigue y eso no significa que no sea bueno. En mi opinión, lo más importantes es estar preparado para presentarse a un concurso, llevar las obras muy estudiadas y estar muy segura, cosa que también tiene que hacer tu pianista.

- Normalmente no se habla del pianista. ¿Para usted es importante?

- Muchísimo. El piano está presente en todo momento y si falla te perjudica. Además el pianista tiene que estar pendiente de los dos.

- Usted es soprano ligera. ¿Cree que su tipo de voz le va a llevar a una cierta especialización en repertorios muy concretos?

- Bueno, por una parte, no sé si mi voz evolucionará porque eso no se puede saber, aunque lo lógico es que con los años la voz engorde. Por ahora, trabajo todo tipo de obras adecuadas a mi tesistura, tanto ópera como canción. Lo que busco es que sea un repertorio que no dañe mis cuerdas vocales porque mi foniatra me ha dicho que tiene que ser agudo. Por ejemplo, a la semifinal del Concurso de Juventudes Musicales llevé Haendel y Schubert y a la final, Haydn, el aria de la muñeca de Los Cuentos de Hoffmann de Offenbach, Rachmaninov y Mirentxu de Guridi.

- ¿Y le gustaría especializarse en algún género en concreto?

- En la ópera, sin duda. Todavía no he hecho ninguna. Hay un proyecto para cantar Oscar de Un ballo in maschera que no sé si saldrá adelante, pero que me encantaría. Para empezar no está nada mal.

- ¿Es difícil que los programadores confíen en una cantante joven para un papel principal de ópera?

- Mucho. Hasta que no tienes un nombre es dificilísimo. Yo tengo 21 años y todavía no he probado, voy poco a poco y cada cosa a su tiempo, pero me encantaría poder hacer ópera.

- ¿Cree que es complicado abrirse camino como cantante en el País Vasco?

- Sí, y creo que se debería apoyar más. En Euskadi hay buenas voces y es una pena que no se les dé la oportunidad de estudiar y cantar fuera, y si no sales de aquí, es muy difícil. Yo tengo muy claro que quiero viajar, conocer mundo y salir fuera y por eso también estoy estudiando idiomas porque un día puede presentarse una oportunidad y hay que estar preparado.

- ¿Tiene alguna cantante preferida?

- Admiro sobre todo a dos. Desde pequeña, a Ainhoa Arteta, la he seguido siempre y me encanta. También me gusta mucho Natalie Dessay, que es también soprano ligera, como yo. Ahora mismo son mis favoritas, pero también destacaría a Ana María Sánchez.

- ¿Y ese papel que le encantaría hacer?

- Hay unos cuantos: Gilda de Rigoletto, Olympia de Los Cuentos de Hoffmann... Hay papeles que me encantaría hacer, pero tendrán que pasar muchos años hasta que pueda hacerlos. En el mundo del canto hay que ir poco a poco, no puedes precipitarte.

- ¿Ese sueño por cumplir?

- Trabajar en esto. Me encantaría tener un sueldo digno y poder dedicarme a cantar, aunque no sea en un teatro importante. Pero no hay que precipitarse. Tiempo al tiempo.
Videos de Cultura
más videos [+]
Cultura
Vocento
SarenetRSS