Olentzero y Papa Noël llegan al Ayuntamiento de Hendaya desde un taller de Ventas

El artesano Xabier Garate ha realizado los muñecos de 2,5 metros que adornan la fachada del Hôtel de Ville. El carbonero es la figura más demandada.

MARÍA JOSÉ ATIENZA
Los muñecos realizados por Xabier Garate adornan desde el martes el balcón en el Hotel de Ville. [F. DE LA HERA]/
Los muñecos realizados por Xabier Garate adornan desde el martes el balcón en el Hotel de Ville. [F. DE LA HERA]

IRUN. DV. Si todos los olentzeros que han salido de sus manos son agradecidos, Xabier Garate se va a forrar a regalos. Cada vez que se acerca el 25 de diciembre, el taller del artesano irundarra, ubicado en el polígono Aranibar de Ventas, se puebla de personajes navideños. Este año, Garate ha dado forma a dos gigantes, que ya ocupan su 'trono' en la fachada del Ayuntamiento de Hendaya.

«Me encargaron un Olentzero y un Papa Noël», cuenta. «Sentados tienen una altura de 2,5 metros. La verdad es que me han salido muy hermosos. Son de fibra de vidrio y la indumentaria que les he puesto es la típica. Les he abrigado bien y les he metido en el bolsillo jarabe y pastillas para la tos, porque con el tiempo que está haciendo seguro me cogen catarro».

Cada año, Xabier Garate da forma a un buen número de figuras propias de la Navidad. «Lo que más me piden son olentzeros», dice. «Unos años hago más que otros, dependiendo de la demanda». Este año han salido ocho carboneros de su taller. Las peticiones llegan «de diferentes localidades y lugares». Tiene clientes entre las instituciones públicas, como es el caso del Ayuntamiento de Hendaya, establecimientos comerciales y de hostelería «y también entre particulares, que tienen el capricho de colocar un olentzero en su jardín».

Todos diferentes

A pesar de que el personaje se repite año tras año, para Xabier Garate nunca es el mismo. «Me gusta mucho hacer olentzeros, porque todos son distintos. A la hora de ponerme a hacerlos, procuro que no sean iguales. Cada uno debe ser sólo él. A este lo hago más brutote, a este otro le pongo la mirada más viva... El caso es que la gente, les saca parecido a alguien, a algún familiar, a algún conocido. El comentario de que Olentzero se parece a fulanito o a menganito surge siempre. Puede que tengan razón, porque cuando voy por la calle, me fijo en los rasgos de la gente y luego los coloco en los personajes».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos