Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Cultura

DANZA LUCÍA LACARRA EN EL TEATRO VICTORIA EUGENIA
Danza y sentimiento
Vota
0 votos

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Danza y sentimiento
Lucía Lacarra volvió a triunfar ayer de manera rotunda en el Teatro Victoria Eugenia. [J.M. LÓPEZ]
Decíamos anteayer que la última pieza que bailó Lucía Lacarra en el Victoria Eugenia fue Adagio for strings, en 1999. Ése es el valor añadido por el cual la intérprete zumaiarra, tomando el testigo de su despedida del señero teatro donostiarra, decidió inaugurar su presencia en el renovado espacio con ella. El espectáculo Sentir la danza. Bailar con el alma se convirtió en la excusa perfecta para deleitarse con una completa gala, en la que se ofrecieron diez piezas de diferentes estilos dancísticos (clásico, neoclásico, contemporáneo y flamenco). Dividido en dos actos y con una duración de dos horas, el espectáculo vivió sus momentos más estelares con las cuatro actuaciones de la laureada bailarina guipuzcoana. Exquisitamente lírica en Adagio for strings, acrobática en Light rain, intensamente dramática en La Dama de las Camelias, sublime en Thais, Lucía se entregó al máximo a su público. Su gran cualidad es la pureza de la danza, nacida de su interior: la impecable técnica de Lucía, al servicio de su límpida alma y ese cóctel de sentimiento y técnica expresado, mediante el lenguaje de la danza. Pero ello sería menos deslumbrante sin el trabajo en equipo con Cyril Pierre. Juntos forman un tandem brillante que cosechó los mayores aplausos de la velada.

Tampoco anduvo a la zaga ese genio flamenco que es Antonio Márquez. Tras sus Tientos, el sevillano provocó la locura en el patio de butacas con su enérgico Zapateado de Sarasate. Márquez ha convertido su maestría y elegancia flamenca en todo un arte. Luigi Bonino explotó su vis cómica en ambas piezas -Coppelia y Charlot danses avec nous-, resultando especialmente graciosa su participación en la segunda, con dos fragmentos del homenaje de Roland Petit a Charles Chaplin. Menos espectacular resultó la intervención de Beatrice Carbone y Andrea Volpintesta, primero con el contemporáneo Le Parc y después con un extracto del clásico La Bayadera.

Nuevo éxito en casa para Lucía Lacarra, en su vuelta al Victoria Eugenia con su séptima actuación donostiarra. Diez minutos duró la ovación cerrada que le dedicó el público asistente -gran parte en pie- a la intérprete zumaiarra y, por extensión, al grupo de bailarines que convirtieron la fría noche donostiarra en una cálida velada de danza, con un innegable sello de calidad. Hoy, a partir de las 19.30 horas, segunda y última oportunidad de deleitarse con esta gala plural de danza y con el sentimiento de Lucía Lacarra.
Videos de Cultura
más videos [+]
Cultura
Vocento
SarenetRSS