Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

San Sebastián

LA CALLE DE LA MEMORIA
1972. La alergia donostiarra a aparcar en batería
Vota
0 votos

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
1972. La alergia donostiarra a aparcar en batería
Duque de Mandas, uno de los pocos puntos de la ciudad donde se aparcaba en batería.
El del aparcamiento es uno de esos temas eternos en la vida donostiarra, o por lo menos de los que lleva décadas en el candelero. Hace 35 años, se hablaba en DV de los problemas para aparcar y se veía como solución lo que entonces era una rareza, el aparcamiento en batería.

En la sección de Sirimiri hasta bromeaban con una supuesta alergia a la batería: «Aquí no conocemos más baterías que las de Urgull, Mompás y las de cocina. Quizá por esto, y al no tener antecedentes en el problema de aparcamiento de coches de caballos y de los famosos e inolvidables tranvías urbanos, nos cueste el decidirnos a estudiar el problema de buscar el estacionamiento de los coches en batería».

Podía leerse que «en San Sebastián seguimos con la alergia a aparcar los coches en batería, en las calles de dirección única. La razón no la sabemos. Entendemos que en otras capitales no sufrirán error al ordenar aparcar en batería, como se hace en toda Europa. Nosotros somos diferentes y, por lo visto, no entramos en el sistema europeo de un mejor mercado de aparcamiento de coches, por lo que seguimos aparcando en línea, como hace medio siglo, como siempre, pero con menos espacio para hacerlo, y muchos más coches pidiendo espacio vital ( )».

En la misma página en que se defendía con este inusitado fervor el aparcamiento en batería, se hacía otra crítica relacionada con el estacionamiento: «Tenemos una atenta carta en la que se dice que en San Sebastián se cuida el aparcamiento de coches con extremado cuidado y atención. Con tanta atención, que en la calle Igentea existe un guardia para cuidar el aparcamiento de muy contados coches. En efecto, hemos podido comprobar lo que dice la carta, y un guardia cuida el aparcamiento de unos pocos coches, los de los señores concejales».

O sea, que ni los ediles y sus comprensibles privilegios para aparcar se libraban de la acidez del Sirimiri en 1972. Tampoco otros aspectos de la vida municipal, planteados con interrogantes: «¿Qué hace el Ayuntamiento que no sanciona como se merece la creación de vertederos de basura furtivos?». «¿Se han tomado las medidas correspondientes de las alcantarillas para cuando vengan las lluvias, al objeto de evitar inundaciones de mayor o menos cuantía?». «Para cuándo se habilitará el paso subterráneo de la Estación del Norte?
Videos de Gipuzkoa
más videos [+]
Gipuzkoa
Vocento
SarenetRSS