Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Martes, 16 septiembre 2014

Política

JOKIN BILDARRATZ ALCALDE DE TOLOSA Y NUEVO PRESIDENTE DE EUDEL
«Los municipios demuestran que hay que enterrar la política de frentes»
Jokin Bildarratz, nuevo presidente de Eudel, pone los ayuntamientos como ejemplo del trabajo por la convivencia «desde la pluralidad y el sentido común» y defiende el coraje cívico de los cargos públicos vascos amenazados por ETA
Vota
0 votos

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
«Los municipios demuestran que hay que enterrar la política de frentes»
Bildarratz recibe un mensaje por el teléfono móvil. [IGNACIO PÉREZ]
«No somos pedigüeños, queremos una clarificación de competencias». Jokin Bildarratz, alcalde de Tolosa y de 44 años, ha tomado posesión com o nuevo presidente de la Asociación de Municipios Vascos con esta máxima. Bildarratz, militante del PNV, tiene un recuerdo especial a los electos amenazados por el terrorismo y enarbola la bandera del municipalismo al reclamar «alto y claro» la presencia de los ayuntamientos en el Consejo Vasco de Finanzas. «Los municipios demuestran que hay que enterrar la política de frentes del pasado», asegura

-¿Cuál es el principal reto que se plantea usted al frente de Eudel?

-Consolidar el municipalismo. Por un lado, los planes pendientes: Ley Municipal, Ley de Vivienda, Ley de Servicios Sociales... y, por otra parte, aprovechando la cercanía con los ciudadanos, porque somos la administración pública más próxima, queremos hacer desde Eudel algo parecido a lo que los alcaldes están haciendo en el tema de la participación ciudadana para ver cuáles pueden ser nuestros objetivos para los próximos cuatro años y obtener un plan rector de trabajo.

-¿Los ayuntamientos son todavía los parientes pobres en el entramado institucional vasco?

-Hay quienes consideran que somos los hermanos pobres y menores, pero entiendo que después de 25 años de democracia y de funcionamiento de los ayuntamientos hay tres ámbitos de trabajo competencialmente diferentes entre el Gobierno Vasco, las diputaciones forales y los ayuntamientos. Lo cierto es que los ayuntamientos están asumiendo competencias fruto de una realidad social cambiante y de nuevas demandas que se perciben con especial intensidad en el ámbito local. Evidentemente, el ciudadano no entiende de competencias sino de soluciones y lo que quiere es la prestación de un servicio público eficaz. Por eso pedimos una clarificación de competencias y tomaremos, con espíritu positivo, la iniciativa en todo lo que nos compete, pidiendo por ejemplo nuestro espacio en el Consejo Vasco de Finanzas, que es donde se reparten los recursos y donde tenemos que estar. Así cada una de las instituciones sabrá qué es lo que tiene que hacer.

-¿Pero ve voluntad política de una vez por todas para elaborar la Ley Municipal?

-Son muchos años sin la Ley Municipal, pero vamos a hacer una apuesta clara. Quizá ninguna de las tres instituciones -Gobierno Vasco, ayuntamientos y diputaciones- han hecho una apuesta definitiva por la elaboración real de esta Ley Municipal, que se ha visto complicada por la fragmentación política de este país, que es un factor de complejidad añadido. Vamos a hacer aportaciones y vamos a tomar la iniciativa. La pluralidad es una característica de la identidad de Eudel, vamos a ver si somos capaces de plantear una síntesis respecto a los planteamientos para hablar con el resto de instituciones desde una posición consensuada y compartida.

-Alguien dijo que los municipios eran unos pedigüeños, que están todo el día reclamando recursos económicos...

-Esa frase me recuerda lo que decía un diputado general respecto a los ayuntamientos. Sinceramente pienso que son expresiones que muchas veces no se sustentan en datos reales. La media de los ayuntamientos en Euskadi está asumiendo un 30% de competencias, de compromisos no obligatorios que debían acometer otras instituciones. Estamos hablando de euskaltegis, por ejemplo, o de servicios de atención a ámbitos de la educación que entendemos que no tenemos que atender. Vamos a tomar la iniciativa desde la mayor lealtad con el resto de instituciones. Nuestra única herramienta para llegar a acuerdos va a ser el diálogo y el sentido común. Primero buscaremos una reflexión interna sabiendo que cada una de las instituciones va a defender sus intereses. Pues nosotros abogaremos por los nuestros con respeto, lealtad pero también con claridad. Vamos a consolidar el municipalismo vasco. Tengo muy claro que el futuro de la política es la cercanía con una ciudadanía que por otra parte es cada vez más exigente.

«La retribución social»

-Otra asignatura pendiente es la elaboración de un estatuto del cargo público. ¿Con qué sentido?

-Uno de mis compromisos es pelear por la retribución social del cargo de alcalde y del cargo de concejal porque son muchos los que están aportando horas y horas de trabajo sin tener mayor retribución económica que el amor a su pueblo, a unas ideas, a su comunidad. Sabiendo que de 2.587 cargos electos más de 500 están siendo escoltados y no pueden ejercer su labor con la libertad que la democracia exige entiendo que es importante que además de darles calor, de atenderles, aunque no podamos solucionar el problema, sí podemos trabajar por apoyar y por sensibilizar. Ese estatuto nos obliga a ese reconocimiento social. Tenemos la obligación moral de elaborar un estatuto que recoja este problema porque los ayuntamientos trabajamos por la convivencia desde el respeto al pluralismo y desde el sentido común. A mí se me abren las carnes cada vez que veo un concejal amenazado que debe ir escoltado.

-¿Muchos concejales están mal pagados?

-Muchos ediles no es que estén mal pagados, es que no están ni pagados. Le voy a poner un ejemplo. En Tolosa, el concejal socialista, además de salir cuatro veces en los papeles incautados a comandos de ETA, ha habido días en los que ha salido de casa acompañado de ocho escoltas y ha llegado a casa con siete después de pasar todo el día en el ayuntamiento. Y a final de mes se ha llevado 300 euros. Yo sé que a veces no se entiende bien este asunto, que salen retribuciones descontextualizadas y afloran escándalos. Pero pongamos el foco en esta realidad sombría y anónima. Cantidad de gente sufre y trabaja por su pueblo, muy pocos lo hacen por puro interés personal y no hay nada más bonito que haya gente que trabaje por su comunidad. Estamos viviendo una época en la que no está bien visto ser político, pero yo soy un enamorado de la actividad política, de lo que es la polis y lo que es la civitas. Pero insisto, uno de mis grandes objetivos es la retribución social, no tanto la económica. Yo admiro su coraje cívico.

-¿Cómo son sus relaciones con ANV?

-En la medida en la que hay alcaldes que pertenecen a ANV nosotros mantendremos una relación normal con las instituciones. Lo que nos está diferenciando en los ayuntamientos no es la política basada en las ideas sino la política basada en la gestión, los problemas que tenemos en base al número de habitantes. Es verdad que la situación de Gipuzkoa es especial. Los alcaldes del PNV, del PSE y de EA gobiernan en 23 municipios y los de ANV en 19, evidentemente éstos últimos abarcan a localidades con menor población en su conjunto. Eudel va a hacer un esfuerzo por hablar y acercarse a ANV y establecer lazos para ir trabajando de una manera discreta y humilde por el bien de los ayuntamientos. En relación con los ilegalizados, Eudel es una asociación de ayuntamientos legalmente constituidos en la que participan los alcaldes o en quienes éstos deleguen. lo más efectivo es que la pluralidad de ideas que hay en una sociedad esté representada en sus instituciones. Todo lo que sea avanzar en ese sentido es positivo partiendo de dos elementos de trabajo. El ciudadano es el que tiene que obtener el mayor beneficio porque obtiene los servicios que demanda y necesita ya que nunca se puede ver afectado por actos administrativos que no sean válidos. La segunda clave es el respeto.

-¿Mantienen relaciones con Udalbiltza?

-No. Pero insisto. Voy a abrirme a todos los sectores, a todas las sensibilidades que estén representados en las instituciones de Euskadi. Eudel es una de las instituciones que está sabiendo recoger la diferencia de ideas, es un laboratorio del acuerdo entre diferentes. Los municipios demuestran que ese pacto es posible.

-Pues mire lo que ocurre en Ondarroa...

-Los ayuntamientos tienen que ser capaces de cubrir las necesidades y ofrecer soluciones, no crear más problemas. En Ondarroa hay una gestora que está buscando ofrecer esas soluciones a los vecinos.

-¿Y en Lizartza?

-La lectura que hago como presidente de Eudel es que este ayuntamiento está legalmente constituido. Daremos servicio a este ayuntamiento en la medida en la que nos lo pida. En la misma asamblea de Eudel hubo un representante de Lizartza y ejerció su derecho al voto. Desde el rechazo absoluto a cualquier tipo de amenaza, prefiero no hacer una lectura de la dimensión política de esta situación. Creo que tiene que prevalecer la mesura cuando se producen estos casos que son muy complicados, en especial en Gipuzkoa. Por ejemplo, en Elduaien, en una situación de indefinición, o en Irura, con una alcaldesa que lleva la segunda legislatura en funciones. hay una serie de situaciones que son difíciles y que sólo se pueden gestionar desde la humildad y con una actitud positiva.

Puentes rotos

-El pacto PNV-PSE-EA que le ha apoyado a usted, ¿significa algo?

-Yo no sé si recuerdo en mucho tiempo un acuerdo de esta importancia. Eso es muy positivo porque entiendo que llevamos unos años en los que los puentes están rotos. Eudel es un ejemplo de ir construyendo estos puentes, aunque sólo sea para abordar cuestiones de gestión. Se mezcla demasiado la política de las ideas con la política de la gestión. Los municipios demuestran que hay que enterrar la política de frentes, que es el pasado. Podemos ser un espejo y un laboratorio para ello.

-¿Las siglas de los partidos pesan demasiado en la gobernación de los ayuntamientos?

-Entiendo que no porque si no los ciudadanos nos echarían en las elecciones y en este país sólo se puede avanzar con acuerdos entre diferentes. Entiendo que ése es el único camino y Eudel puede ser un ejemplo. Cuando desaparece la política de las ideas es posible la política de la gestión.

-¿Qué pueden hacer los ayuntamientos vascos por la paz y la normalización política?

-En el último debate de política general, el lehendakari Ibarretxe hizo una aportación sobre la implicación de los ayuntamientos en estos ámbitos. Esto se concretó en el foro Konpondu que se llevó a algunos ayuntamientos antes de las elecciones. Los ayuntamientos estábamos en un período electoral que podía dificultar la tarea, pero yo mismo he visto un trabajo maravilloso, por ejemplo, en Tolosa. Entiendo que ésta es la única vía para llegar a entendernos si se hace con discreción y sin buscar la foto. Por eso creo que es buena la participación, escuchar opiniones, no esconderlas. Esa metodología de trabajo basada en la escucha no es la solución pero sí es una aportación de cara al futuro.
Elecciones Vascas 2012
Videos de Más actualidad
más videos [+]
Más actualidad
Vocento
SarenetRSS