«No hay que pensar en lo que has hecho hasta ahora, sino en lo que puedes hacer»

Díaz de Cerio confía en lograr una victoria para encarrilar la temporada y dejar atrás los nervios y las dudas «El equipo y el técnico son nuevos y el entendimiento inmediato es difícil»

JORGE F. MENDIOLA
Díaz de Cerio pelea por un balón con Víctor López. [LUSA]/
Díaz de Cerio pelea por un balón con Víctor López. [LUSA]

SAN SEBASTIÁN. DV. Iñigo Díaz de Cerio apunta a la titularidad. La lesión de Delibasic y la sanción a Skoubo le dejan, junto a Gari Uranga, como único delantero disponible para estar tarde. Él confía en mejorar su rendimiento anterior y ayudar a la Real a conseguir su segunda victoria consecutiva.

«Estoy preparado para jugar, como siempre. Tras dos partidos en los que he participado menos de lo que me hubiera gustado puede llegar de nuevo la oportunidad. Pero no hay que pensar en lo que has hecho, sino en lo que puedes hacer», afirmó el viernes en Zubieta.

Aunque muchos le ven en el once, él prefiere no lanzar las campanas al vuelo. «Ahora mismo somos dos delanteros, pero hasta que el entrenador no lo diga yo no tengo tan claro que vaya a jugar. En Holanda jugamos Gari Uranga y yo juntos varias veces, igual que ante el Castellón, si bien los dos estábamos un poco fuera de nuestro sitio habitual».

El goleador de Herrera admite que «a nivel futbolístico estamos ofreciendo poco. Sólo hemos logrado un gol a favor, pero más que eso tenemos la sensación de que nos está costando hacer ocasiones».

Una de las razones de este espesor en ataque puede ser la falta de adaptación al nuevo estilo que quiere imponer Coleman. «Aún estamos jugando un poco a lo del año pasado. Nos cuesta mover la pelota, y por lo tanto a los de arriba nos llegan menos balones. Pero también tenemos que proponer desmarques para facilitar la labor de los pasadores, sobre todo en Anoeta, donde hay que ganar los partidos. Ya es hora de que en casa seamos más sólidos».

La estrategia hace daño

Las jugadas de estrategia han vuelto a hacer mucho daño a la Real, como pudo comprobarse el pasado martes en la eliminatoria de Copa disputada en Las Palmas, donde el cuadro blanquiazul cayó por un gol de córner. «Desde hace muchos años tenemos ese problema cada domingo. Ha llegado el momento de arreglarlo, porque si no se irán muchos puntos por ahí».

Las referencias al desastre de la temporada anterior son inevitables. La Real consumó un descenso histórico después de hacer muchas cosas mal durante demasiado tiempo. Es una losa que aún hoy pesa en las cabezas de los jugadores. «Yo creo que en parte sí. Cuando tenemos un factor negativo nos venimos abajo al primer mazazo. Además, cuando gran parte de lo que hay es nuevo -nueva temporada, nuevo entrenador, muchos jugadores...- es más difícil un entendimiento inmediato. Todo eso irá cambiando a medida que lleguen las victorias».

Díaz de Cerio advierte de que el Poli Ejido no será un rival tan cómodo como algunos quieren creer. Los almerienses no han iniciado con buen pie su andadura en Segunda esta temporada, pero tienen jugadores interesantes y su primera victoria llegará más pronto que tarde. «Será un partido difícil. Aunque ahora mismo sea el colista, se trata de un equipo con mucho presupuesto. Arriba tienen gente de calidad, tres delanteros con nombre. Y aunque haya empezado mal, se trata de un conjunto potente».

Olvidar la Copa

Un triunfo de la Real serviría para que tanto el equipo como la afición recuperen la confianza y se quiten de encima algunos fantasmas del pasado. «Ganar puede servirnos para olvidar el desastre de la Copa y colocarnos arriba».

En el capítulo personal, Díaz de Cerio no ha protagonizado un buen arranque de Liga. Tras el partido contra el Castellón, dijo que había sido su peor encuentro desde que está en el primer equipo, y uno de los peores de su carrera. Él tiene su propia explicación. «Durante la pretemporada sentía bastante ansiedad, y eso se notaba en muchas acciones de los amistosos y entrenamientos, cuando me lamentaba ostensiblemente ante cualquier fallo. Quizá vino por querer demostrar más de lo que hay que demostrar. A veces he estado precipitado, demasiado eléctrico cuando hacía falta un poco de pausa. Pero me he dado cuenta de este error y estoy intentando cambiarlo. Por ejemplo, en los entrenamientos ya me siento más tranquilo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos