Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Beti Erreala!

a mi aire
Si no lo veo, no lo creo
07.09.07 -
Vota
0 votos

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
No haré leña del árbol caído en la primera jornada, no. Pero tampoco piensen que miro hacia otra parte..., porque en el fondo se veía venir. Ha sido suficiente una derrota ante un modesto Castellón, han bastado noventa minutos, un partido oficial, para que regresen un montón de fantasmas en la Real.
Pedía Coleman en las horas previas al partido, al menos es lo que le entendí, que no se mirara con lupa el primer partido, que no se dramatizara el resultado ante el Castellón como si intuyera que algo podía pasar. Quizás porque estamos en la primera jornada no se debería dramatizar nada, pero ya se pronostican borrascas.
Y es que lejos de iniciar la liga con una lógica victoria ante el Castellón, que le hubiera dado el mínimo margen de confianza y hubiera aumentado su autoestima, el proyecto nace con una derrota inquietante, aunque más que la derrota lo que inquietó fue la imagen futbolística que ofreció el equipo.
Como admitía el propio técnico, es difícil buscar una parte positiva, por pequeña que sea (el desparpajo de Carlos Martínez, una mano de Riesgo...) Fue uno de esos mazazos de los que uno tarda en reponerse por una razón: cuanto más piensas en las circunstancias del partido y en la entidad del rival, más motivos encuentras para preocuparte.
La Real anduvo desorganizada, desordenada. Y perdida. El camino no se encuentra en cuatro días y se ve que Coleman todavía no conoce a sus jugadores, pero ya desde los primeros minutos la Real fue un equipo sin posibilidades de armar algo de juego. La incapacidad para sacar un balón jugado desde atrás contrastaba con la forma en que lo sacaba el Castellón jugando al paso. Por no hablar de otras cuestiones como las constantes pérdidas de balón en la transición.
«Díme quiénes son tus medios centro y te diré a qué juegas». Es una frase que me habrán leído en más de una ocasión. Y no es nada exagerada porque la identidad del medio del campo es la garantía de un estilo.
Coleman insiste en Garitano y Aranburu como pivotes porque quiere un centro del campo fuerte, pero a todos nos parece que Garitano no puede ser el cerebro de este equipo y que el bueno de Aranburu a veces interrumpe el tráfico de juego, y lo hace mejor por fuera que por dentro y en posiciones más adelantadas. Por si fuera poco el equipo era largo. Había mucha distancia entre la defensa y la delantera. Y así es imposible. Hay que jugar más juntos. Y la estructura se resintió.
Además, Diaz de Cerio, fuera de su sitio, tuvo un día aciago, perdió pases fáciles y se desquició. Gari Uranga estuvo espeso; Prieto sabe que se avecina la polémica y Delibasic no cazó un remate, bueno, sí, uno. Y la defensa, !ay la defensa!... Mikel González mostró más jerarquía que Labaka y los dos jóvenes laterales, Carlos Martínez y Sarasola, que han caído bien a la grada, con cosas interesantes a la hora de irse hacia arriba, sufren defendiendo. Sobre todo si, como el domingo, sus pares en la banda, Cerio y Gari, respectivamente, no presionan a los defensas rivales, lo que permitió la superioridad en bandas del Castelló.
El once realista necesitaba ganar para afianzar el proyecto de Coleman y animar a una afición que lleva meses y meses sin llevarse una alegría a la boca, pero esta Real no está para confetis. Qué más quisiera. Y si uno atiende al partido del domingo la verdad es que no hay muchos motivos para el optimismo. Ni siquiera para cierta esperanza.
La Real mejorará porque tiene historia y algunos buenos jugadores, pero hay que decir la verdad y la verdad es que inicia la temporada con dudas en todas las líneas...
Me decía ayer una persona muy cercana al Consejo que no hay que perder el espíritu crítico, pero que conviene no perder la calma. Que el fútbol es muy cambiante. Que me fije en lo que ha pasado con Schuster, demonizado hace una semana; en los altares ahora. O en... Y que si la Real gana en Ipurua el sábado todo se verá de otra manera.
El que no se consuela es porque no quiere.
Videos de Deportes
más videos [+]
Deportes
Vocento
SarenetRSS