Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 23 julio 2014

Gente

GENTE
LOS PALACIOS DE IPARRALDE
Castillos de origen medieval, palacios de inspiración romántica, mansiones de la Belle Epoque... Veintisiete sitios históricos de los Pirineros Atlánticos están abiertos al público. Les presentamos algunos de ellos
Vota
0 votos

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
La inestabililidad meteorológica que planea este año sobre los veraneantes ha hecho que una de las peticiones más habituales en las oficinas de turismo de Iparralde sea la guía de castillos y sitios históricos Por el pais de los señores del País Vasco y Bearn. Una guía que recoge información sobre veintisiete edificios y lugares que forman parte de la historia y del patrimonio arquitectónico y cultural del departamento de Pirineos Atlánticos y que están abiertos a los visitantes.

Desde el castillo de Abadia, en Hendaya, hasta el de Andurain, en Mauleon, pasando por la mansión de Louis XIV, en San Juan de Luz y la villa Arnaga de Cambó, este práctico librito se convierte en guía inseparable para quienes disfrutan de la visita a mansiones históricas. Edificios que tienen mucho que contar sobre sus dueños o ilustres habitantes, entre los que encontramos generales, obispos, nobles, un explorador euskaltzale, un famoso escritor y hasta un capitán de mosqueteros. Además de la belleza arquitectónica, estos lugares conservan, en la mayoría de los casos, la decoración de época y lucen algunos de los jardines más destacados de Iparralde.

La guía ofrece información práctica sobre horarios y tarifas y, a partir de este año, se puede utilizar, además, para conseguir descuentos, ya que las páginas se pueden sellar después de cada visita para obtener reducciones en la siguiente de la lista...

CASTILLO DE ABADIA
El sueño exótico del euskaltzale que amaba la ciencia

En lo alto de los acantilados de Hendaya, dominando la bahía de Txingudi, se alza un castillo que parece sacado de un cuento de hadas. Un lugar de ambiente mágico que guarda entre sus paredes incontables tesoros artísticos y científicos. Este castillo atípico, construido para albergar ciencia y no para hacer la guerra, fue el sueño de un hombre, asimismo, atípico. Antoine d´Abbadie, cuya biografía daría para varios libros, era hijo de un suletino y de una noble irlandesa y su infancia transcurrió entre Irlanda y Francia. Durante la mayor parte de su juventud recorrió Abisinia (la actual Etiopía), donde creyó haber encontrado las fuentes del Nilo blanco. Miembro de la Sociedad de Geografía francesa, a su mano se deben los primeros mapas de esa zona de Africa en la que vivió 10 años. Ya en su madurez colaboró en el diseño del castillo que lleva su nombre, al que dotó de un observatorio astronómico que ha estado en uso hasta no hace mucho tiempo y de todo tipo de aparatos científicos, entre ellos un medidor de terremotos. La biblioteca, única en su género, alberga numerosas obras científicas y literarias. Antoine D´Abadie dominaba varios idiomas, entre ellos el euskera, y todos ellos aparecen en las inscripciones dejadas para la posteridad en paredes, vigas, incluso en el mobiliario. Las habitaciones, ricamente decoradas, conservan objetos de sus viajes por África y hábitos importados, como el hecho de que el salón cuente con un recogido fumadero disimulado tras unos paneles. Cada sala tiene su ambiente y todo el castillo en su conjunto asegura una visita llena de sorpresas. Tras su reciente renovación, además, las pinturas murales y las telas que tapizan las paredes lucen en todo su esplendor.

www.academie-sciences.fr

CASTILLO DE URTUBIA
Un castillo medieval convertido en hotel con mucho encanto

Entre San Juan de Luz y Hendaya, en la localidad de Urrugne, se encuentra el castillo medieval de Urtubia. Sus dependencias más antiguas datan de 1341, cuando el control de la frontera española recaía en el noble Martin d´Urtubie, en manos de cuyos descendientes sigue el castillo. A principios del siglo XVI fue ampliado hasta su estado actual, con sus torres redondas En su interior, seis siglos de historia adornan las paredes con sus escudos, tapices y cuadros. La visita recorre el gran salón, renovado en el siglo XIX, el comedor, instalado en una sala original del siglo XIV, y la capilla, del siglo XVII. Uno de los lugares más destacados es la Orangerie, también del siglo XVII, donde se realizan exposiciones artísticas. Desde hace 10 años, además de poder ser visitado el castillo abre algunas de sus habitaciones a huéspedes ansiosos por dormir en lechos con badalquino cueste lo que cueste. El edificio cuenta por eso con un plantel fijo de empleados y una serie de servicios de hotel de tres estrellas que incluye una cómoda piscina disimulada en el parque que rodea el edificio.

www.chateaudurtubie.fr

MANSIÓN DE LOUIS XIV
La casa del rico armador en la que se alojó un rey de Francia

En la plaza Louis XIV de San Juan de Luz destaca el edificio construido en 1643 por un rico armador llamado Johanis de Lohobiague. Se trata de un vasto cuadrilatero de piedra blanca, flanqueado por dos torres y con amplios ventanales sostenidos por columnas. Su interior se diseñó siguiendo la típica arquitectura vasca, con profusión de vigas de madera sosteniendo los techos interiores. Durante un mes del verano de 1660, esta mansión acogió al joven rey de Francia, Louis XIV, mientras esperaba su boda con la infanta española María Teresa. La primera planta, donde se alojó la comitiva real, es la zona abierta a la visita. Desde la sala de recepciones hasta las habitaciones privadas del rey, el mobiliario y la decoración conservan el aire del siglo XVII. Cómodas Louis XIV, sofás y arcones de la época conducen al visitante hasta la habitación donde la pareja real pasó su noche de bodas. Tras el cierre de un museo de figuras de cera de la localidad, los propietarios de la mansión compraron las figuras que representan a la pareja real, y ahora ambos observan a los visitantes desde esta habitación decorada con gran lujo y despiegue de volutas rojas y doradas. Entre las salas que se pueden visitar destaca, asimismo, la galería que da al puerto, la reconstruida cocina, que muestra utensilios de la época, y el comedor, en cuyas paredes presenta elegantes paneles de madera con decoraciones del siglo XIX.

www.saint-jean-de-luz.com

MANSIÓN DE LA INFANTA
A imagen y semejanza de los palacios venecianos

A principios del siglo XVII, el almirante Jeannot de Haraneder construyó al borde del puerto de San Juan de Luz un magnífico edificio según el estilo de los palacios de Venecia. Una mansión con amplios ventanales, construida en piedra y ladrillo que una noche de junio de 1660 acogió a la infanta Maria Teresa de España, llegada a San Juan de Luz para casarse con el joven rey de Francia, Louis XIV. La corte de nobles había desembarcado un mes antes para preparar la estancia de la futura reina, que fue instalada en las dependencias del primer piso que hoy pueden visitarse. En siglos posteriores, se han alojado en esta mansión ilustres personajes, como el emperador Napoleon III y su esposa, Maria Eugenia de Montijo. La sala más interesante es el gran salón, donde destaca una gigantesca chimenea de estilo renacentista, esculpida en piedra y coronada por delfines. Una placa sobre el hogar, en la que hay una inscripcion en euskera, recuerda que los Haraneder hicieron su fortuna gracias a sus navíos. Sobre la chimenea, aparece un mural que representa tres ciruelos, el emblema de la familia. Durante un tiempo esta pintura estuvo oculta y no fue hasta 1995, durante unos trabajos de renovación, que apareció con toda su belleza. Otra de las peculiaridades de la casa son las vigas de madera policromada de los techos, en los que se ven sirenas, monstruos marinos y frutas exóticas.

www.saint-jean-de-luz.com

EL CASTILLO DE ARCANGUES
Lugar de encuentro de celebridades internacionales

A cinco kilómetros de Biarritz encontramos uno de los castillos más majestuosos de Iparralde, la mansión de los marqueses de Arcangues. El edificio actual fue reconstruido en 1900 en el mismo emplazamiento que ocupaba una casa fuerte anterior. Dotada de los últimos adelantos en materia de comodidad que podían pedirse a comienzos del siglo XX, el castillo cuenta con una soberbia decoración entre la que destacan las tapicerías, los cuadros de los antepasados de los marqueses y una auténtica colección de objetos de plata y obras de arte atesoradas durante décadas por la familia. El dormitorio principal conserva el mobiliario de la época en la que fue construido el edificio y una serie de objetos que recuerdan a algunos de los ilustres huéspedes que se han alojado allí, por ejemplo una cafetera de plata regalo del general Wellington. La época dorada del castillo fue el período de entreguerras, cuando la flor y nata de la nobleza y la cultura francesa veraneaba en Biarritz y tenía al marques de Arcangues como anfitrión. Hemingway, Maurice Ravel, Ed- mond Rostand, Mauriac y Sarah Bernhardt se cuentan entre los visitantes que poblaban las reuniones de la Belle Epoque. Los autógrafos de un buen número de celebridades se pueden admirar tras una vitrina. Este mismo fin de semana organiza unas jornadas de las que les ofreceremos más amplia información mañana.

www.chateaudarcangues.com

VILLA ARNAGA
La mansión y los jardines del autor de Cyrano de Bergerac

Cuando el célebre escritor Edmond Rostand llegó a Cambó en 1900 su intención era pasar una temporada en los baños en un balneario para mejorar de la pleuresía que le aquejaba. El lugar le enamoró y allí mando construir una mansión de ensueño, edificada según el estilo neovasco tan en boga en la Belle Epoque. En Arnaga vivió largas temporadas con su familia, de la que quedan numerosos recuerdos, como retratos de su mujer, la poetisa Rosemonde Gerard. Hoy la mansión acoge un museo con numerosos objetos del escritor. Destaca la biblioteca, consagrada a acoger ediciones de su obra más famosa, Cyrano de Begerac, así como fotografías de las representaciones que se han dado hasta los tiempos actuales. La casa se construyó en lo alto de una colina, abierta a dos jardines de estilo bien diferente. El que da a la fachada principal es rectilíneo, de diseño francés y cuenta con hermosas fuentes, un estanque, una pérgola donde se representaban escenas de teatro y un corral donde se siguen criando aves exóticas. El jardin trasero, de estilo inglés, es más coqueto y salvaje.

www.arnaga.com

CASTILLO DE IHOLDY
El sobrio castillo de las diez chimeneas

Entre Hasparren y Saint-Palais se alza el castillo de Iholdy, construido en el siglo XVII. El edificio, construido íntegramente en piedra, consta de un espacio central flanquado por dos torres de desigual tamaño ya que la más ancha data del siglo XIV. La decoración del interior es de inspiración italiana, según el recargado estilo Louis XIV. La capilla, la escalera monumental y las diez chimeneas esculpidas son algunos de los tesoros que guarda. Sus propietarios emprendieron una im- portante labor de resconstrucción en los años 60, lo que ha permitido mantener el castillo en perfecto estado.

00 33 559 37 51 07

EL CASTILLO DE CAMOU
La historia de la agricultura y las máquinas de da Vinci

La presencia de los señores de Camou en este castillo bajonavarro se extiende desde 1060 hasta 1635. El edificio, actualmente propiedad del municipio, fue restaurado y abierto al público en 2001. Su origen se sitúa en una torre fortificada del siglo XI, reconstruida y ampliada tras sucesivas batallas. En la actualidad, la planta baja acoge una amplia exposición sobre la historia de la agricultura con fotos, documentos y útiles de labranza antiguos. Destaca la presencia de 25 maquetas funcionales que evocan las primeras maquinarias que creó el hombre, algunas realizadas a partir de bocetos de Leonardo da Vinci.

00 33 559 65 84 03

EL CASTILLO DE TROIS-VILLES
La mansión que se hizo construir el mosquetero en Iruri

Las andanzas de Jean-Arnaud Peyrer, nombrado comandante de los mosqueteros del rey Louis XIII en 1634, inspiraron las trepidantes aventuras que narró Alejandro Dumas en su inmortal obra Los tres Mosqueteros. Su enemistad con los cardenales Richelieu y Mazarin coincide con la narración literaria y su título, conde de Trois-Villes, inspiró a Dumas el nombre del famoso capitán Treville. Entre 1660 y 1663, harto de las intrigas de la Corte, Jean -Arnaud Peyrer mandó construir una mansión en unas tierras de su familia situadas en Trois-Ville, la localidad de Zuberoa conocida en euskera como Iruri. A pocos kilómetros de Maule, se alza este palacete de tres plantas y estilo clásico, conocido como Elizabea, que perteneció a la familia del capitán de mosqueteros hasta 1910. El edificio sufrió varias remodelaciones en el siglo XIX, época en la que se construyó su jardín: un parque con diseño francés que mira a los Pirineos, en el que en dos ocasiones se ha representado la pastoral de Etxaun que narra las aventuras del conde de Treville. Elizabea no guarda ningún recuerdo de la época de su primer dueño. Sólo la gran escalera principal, construida en piedra de Arudy, es de la primera época del edificio. En la actualidad la familia d'Andurain ocupa la mansión, en la que se acoge con gusto a los visitantes que una vez, de niños, soñaron con ser mosqueteros del rey.

00 33 559 28 54 01

CASTILLO DE ANDURAIN-MAULE
El castillo que fue atacado por Matalas

La mansión cuyos primeros ocupantes, en el siglo XVII, fueron obispos pertenecientes a la familia Maytie se alza en el centro de Maule y es una de las construcciones nobles más destacadas de Iparralde. El edificio es de estilo renacentista aunque el diseño del techo es claramente suletino, con el añadido medieval de una serie de gárgolas amenazantes. Las caras esculpidas en la fachada tienen una expresión boquiabierta muy útil en caso de asedio, ya que permitía el paso de los cañones. La historia del castillo está marcada por la revolución de campesinos de Zuberoa en 1661. El dirigente de la revuelta, el sacerdote Bernard de Goyenetche, conocido como Matalas, atacó este castillo, una de cuyas torres fue incendiada. Sofocada la rebelión y ejecutado su cabecilla, fue reconstruida. Una de las habitaciones más destacadas es la Cámara del Obispo, cuya chimenea de diseño clasico está catalogada como bien histórico.

Oficina de Turismo de Maule: 0033 5599 28 02 37
Vocento
SarenetRSS